Trayectos

La guerra declarada

Flavius Renatus decía hace siglos "Si quieres la paz, prepárate para la guerra". Donald Trump nos ha declarado una guerra comercial, económica y sicológica, tanto en campaña como ahora en su calidad de presidente electo. En su discurso del pasado primero de diciembre, el presidente Enrique Peña Nieto fue diplomático y moderado, aseguró "que cuando México ha enfrentado unido sus desafíos, siempre ha salido adelante... nuestra reserva más importante es la unidad".

Bien, solo algunas consideraciones: ¿Estamos unidos? –Yo percibo que, como nunca, vivimos en medio de un neo-liberalismo y un neo-conservadurismo–. Esto nada bueno nos puede traer. Definitivamente no nos ponemos de acuerdo en nada, el multi partidismo no ayuda; yo no tengo ninguna incertidumbre (como dicen los senadores de la República en cuanto a las relaciones bilaterales México-EUA) yo estoy absolutamente cierta de que Trump va a cumplir todas sus amenazas contra nosotros.

Es urgente y necesaria una posición de Estado que convoque a todas las fuerzas políticas, sociales, educativas, económicas, organizaciones civiles y religiosas, a la sociedad entera, vaya,¡hasta los malos a luchar por México! ¿Cómo? –Hay indicios de un buen camino, por ejemplo Enrique de la Madrid, secretario de Turismo, realizó un evento con empresarios hoteleros, ya que esa industria utiliza 80 por ciento de sus suministros comprados en Estados Unidos, en dicha reunión invitó a prestadores de servicio mexicanos con excelentes opciones en calidad y precio, esto me parece es un buen ejemplo.

El secretario de Agricultura, José Eduardo Calzada, por su parte llevará a cabo una magna exposición en el Centro Banamex para mostrarle a más de 40 países los máximos logros y adelantos en la materia, con ello se demuestra que no solo EUA puede ser nuestro principal socio comercial, la apertura en este tenor y otros más se debe diversificar y ampliar a otros continentes. Hoy, más que nunca, consumir lo nuestro así como exportarlo se debe detonar ampliamente, es urgente y necesario.

China, ese gigante asiático, ya se apuntó para ser nuestro principal socio en materia de comercio y petróleo, no está mal, pero no nos podemos nuevamente entregar a uno solo, por el contrario, tenemos todos los elementos para vender nuestros productos con cualquier país del mundo entero. Por otra parte, las mentes preclaras, los intelectuales, los académicos debieran acercarse al gobierno mexicano, en particular a la Presidencia de la República, hoy se requiere de acciones reforzadas por un discurso fuerte, sustentado, agresivo para responder a los ya diarios ataques de los cowboys encabezados por Trump. Somos una gran nación, pero tenemos que creerlo nosotros mismos y ¡vamos por más!