Trayectos

Carta a José Cárdenas

Querido Pepe, hoy te escribo porque escuché la entrevista telefónica que le hiciste a este personaje llamado Andrés Manuel López Obrador. Te quiero manifestar mi solidaridad como compañera de trabajo que fuimos en aquellos años ochentas donde vivimos tantas y tantas circunstancias laborales; pude conocerte y entender tu ímpetu, mi hermano Javier Ibarrola director de noticieros de Canal 13 te estimó mucho siempre al igual que yo; después del "golpe de Estado" que le dieran a Joaquín López Dóriga tuvimos que lidiar con las locuras y banalidades de Margarita López Portillo ¿recuerdas?

Pero hoy el panorama no es diferente en cuanto a locuras se refiere. Todos pugnamos por justicia para los periodistas asesinados, pero ¿y a los vivos, quién nos defiende? Por lo pronto quiero decirte que estoy contigo y muchos debieran hacerlo, y con Carmen Aristegui, compañera también de Canal 13, con quien también tuvo un problemita del mismo tipo, llamándola "mirona profesional", entre otras cosas. Este personaje, AMLO no tiene derecho de hablarte de la manera en que lo hizo, ni a ti, ni a nadie, con su "con todo respeto", piensa que puede faltar justo al respeto y a la dignidad de quien no esté de acuerdo con él.

¿Qué se cree?, él es igual o peor a esos personajes con los que tu y yo y muchos tuvimos que lidiar en aquellos años cuando no podíamos salirnos del guion, so pena de desaparecer de la pantalla, recuerdo que tu lo hacías muy seguido, por lo que eras reprendido o enviado a Tombuctú. Conocí a AMLO en una ocasión, cuando tuve el privilegio de trabajar en el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas en comunicación social del GDF, siendo inminente la llegada del ahora "morenista", por cierto primero priista, después perredista y ahora "andrecista".

Mis compañeros de oficina creyeron que el redentor los ratificaría, decidieron quedarse, pasó más de un mes y ellos trabajando al pie del cañón, la realidad llegó y el señor César Yánez, su jefe de prensa de toda la vida, pidió que los desalojara sin liquidación y sueldo devengado, muchos pusieron una demanda, todo este asunto fue publicado por los medios, y cuando la fuente le preguntaba a AMLO si les pagarían, él cínicamente les decía que ya les habían pagado en base a la ley. ¡Mentira Pepe, mentira! Yo afortunadamente, me había ido antes de su llegada, pero desde ahí me dije, este tipo es un mentiroso y un truhán, nunca lo he respetado, así las cosas, te reitero mi afecto y mi cariño. No hay que defender solo a los periodistas muertos, hay que defenderlos en vida.