Trayectos

“Cuando no tengas nada bueno que decir...”

Como lo dijo el humanista y filósofo español, Juan Luis Vives, "No hay espejo que mejor refleje la imagen del hombre que sus palabras". ¿Qué impacto puede tener un discurso político?

Está el caso del magnate inmobiliario estadounidense, Donald Trump, quien reveló el 16 de junio su aspiración por la presidencia estadounidense y, en su intento por mostrar su nacionalismo, se expresó de México de forma racista y xenofóbica.

De acuerdo con su discurso político: "México está ahogando económicamente a Estados Unidos porque sus dirigentes y negociadores son mucho más inteligentes que los nuestros, ¡pero nadie le gana a Trump!". Por si fuera poco dijo que los mexicanos: "Traen droga, traen delincuencia y son violadores".

Desde luego sus comentarios fueron rechazados en varios países por políticos, artistas y mexicanos en general. El presidente Venezolano, Nicolás Maduro, repudió los comentarios del empresario; el canciller José Antonio Meade dijo que las declaraciones de Trump eran producto de la ignorancia y mal augurio de sus aspiraciones políticas; y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que el aspirante presidencial solo busca generar polémica.

Días después de su discurso en contra la migración mexicana se difundieron a nivel mundial una serie de fotografías en donde se ve a sus hijos, Eric y Donald Trump Jr, de cacería y con animales muertos en peligro de extinción. ¡Reprobable!

¿Por qué odia Donald Trump a México?

No son los únicos comentarios racistas que ha hecho Trump. Recordemos que en febrero de 2013, cuando el cineasta Alejandro González Iñárritu ganó el Oscar a "Mejor Director" por su película "Birdman", Trump dijo a través de su cuenta twitter: "no hagan negocios con México".

Ya se sabe que el empresario Donald Trump fue demandado por 190 personas en 2008 por un proyecto fallido en Tijuana, México. Al parecer, en 2006, el magnate y la firma Irongate iniciaron la construcción de un desarrollo inmobiliario de lujo, negocio fraudulento por el que fueron demandados por 20 millones de dólares, de los cuales solo pagaron 7.5 millones de dólares.

Desde luego, el racismo en Estados Unidos es notorio. En esta misma semana se tuvo el caso del joven blanco de 21 años, Dylann Roof, quien mató el 19 de junio a nueve personas en un templo de la comunidad negra en Estados Unidos, en la localidad de Charleston, en Carolina del Sur, con una arma que le regalaron sus padres, caso que está considerado un "crimen de odio".

¡Ya no más discriminación, no más violencia, ni racismo!

No solo en Estados Unidos sino también en México, los políticos deben ser impecables con sus palabras, no olvidemos los casos en las pasadas elecciones. Todo discurso ayuda a tener clara la visión de un gobernante o un político, por lo tanto puede mejorar o deteriorar su imagen. No olvidemos que el poder está hecho del lenguaje y la acción.