Trayectos

Un año y lo que viene

¿Quién puede negar lo relativo del concepto tiempo? ¿Qué es un año para la historia de una nación? –Nada-, excepto que en ese año se hayan dado sucesos que marquen el derrotero de lo que será el futuro de la patria.

Creo que éste es el caso del primer año de gobierno del presidente de la República, Enrique Peña Nieto. Hacer un balance se hace imposible por obvio de espacio, pero sí podemos hablar de los claroscuros y logros a destacar, entre otros, los cambios constitucionales, La Cruzada contra el Hambre y El Pacto por México (aunque éste se encuentre fracturado y en vías de ruptura), por otro lado, las Reformas Educativa, Energética, Hacendaria, de Telecomunicaciones, Transparencia y la Política.

Y todo esto no debe ser asunto menor, el Ejecutivo ha puesto sobre la mesa dichas reformas, 12 meses de cabildeo negociación política y hacía más de 30 años que las cámaras no lograban ponerse de acuerdo para realizar éstas legislaciones de "gran calado" como ellos mismos lo denominan.

Le quedan pocos días de diciembre al Congreso para aprobar leyes importantes, estaremos atentos. El pasado domingo, el mismo Presidente declaraba que "éste no es tiempo de celebraciones, hay mucho por trabajar, y el 2014 se distinguirá por la eficiencia e implementación de las Reformas".

Ese mismo día Andrés Manuel López Obrador realizaba una marcha más, so pretexto de su negativa a la Reforma Energética, nada nuevo, lo mismo de siempre.

Ahora bien, el problema magisterial sigue desbocado y sin que se vislumbre el poder ejecutar ya con hechos justamente una de estas reformas, la Educativa. Ahí el gobierno de Gabino Cué, en Oaxaca asombra, por decir lo menos, que ante los últimos acontecimientos delincuenciales por parte de la sección 22 de la CNTE, prevalece la omisión del mandatario Estatal y ésta es evidente.

La violencia si bien ha disminuido, se focalizó en los últimos días en Michoacán, donde las llamadas "autodefensas" se desdibujan en un explosivo y peligroso panorama que podría derivar en una "guerra de guerrillas", y no estoy exagerando. Éste podría ser el "Talón de Aquiles" del gobierno de Enrique Peña Nieto. Michoacán y, quizá, Guerrero podrían no convertirse en estados fallidos, sino en fallos de gobernabilidad.

En ese tenor, la seguridad nacional, bajo el mando específico de los secretarios de la Defensa y de la Marina Armada de México, sigue con pasos bien definidos, en la zona norte del país se darán cambios importantes y estratégicos con relevos y nombramientos en las principales zonas y regiones militares. Una decena de generales y cientos de militares, hombres de probada experiencia y amor patrio, refrendarán su lealtad en las nuevas encomiendas que les ha confiado el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas.

En cuanto a la situación económica, ya lo hemos dicho, las expectativas no se cumplieron y dependerá de la ejecución y práctica de las mencionadas reformas que en el mediano y largo plazo logren colocarse en el concierto mundial y llevar a México al nivel que le corresponde. Académicos, investigadores y expertos en economía vislumbran, de forma optimista, un crecimiento para 2014; ojalá se vea reflejado en los bolsillos, en las mesas de millones de mexicanos.