Trayectos

Veamos al mundo, EPN es liberal

Es urgente hacer un cambio de paradigmas, México es un país que a lo largo de su historia ha tenido movimientos liberales, mismos que han generado avances políticos, sociales y culturales, sin embargo, aún falta un gran camino por recorrer.

Antes de hacer un juicio es bueno voltear a ver al mundo, cuando sólo observamos los árboles, perdemos de vista el bosque. Por un lado el candidato republicano de Estados Unidos, Donald Trump, con sus ideas discriminatorias y la desconfianza de la ciudadanía estadounidense, en caso de que él gane las elecciones del próximo 8 de noviembre.

Por otro lado, Austria es solamente un reflejo del mundo, en las elecciones de ese país los candidatos a la presidencia, el ecologista Van der Bellen y el ultraderechista Hofer se disputan la presidencia. Sin duda, sobresale la extrema derecha, donde es evidente la fractura social, una división notable y gobernantes que están más preocupados por ellos que por su nación.

Aunque la situación en México no es del todo la mejor, estemos de acuerdo o no, debemos tener claro que al parecer tenemos un presidente con pensamiento liberal, esto al manifestar las iniciativas de matrimonios igualitarios y la legalización del consumo de la mariguana, tal y como lo dijo el coordinador de los senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Miguel Ángel Barbosa Huerta.

En todo el mundo, siempre existirán las derechas y las izquierdas, aunque en México las segundas parecen haber desaparecido. Si bien, el presidente Enrique Peña Nieto ha tenido errores, también hay que reconocer que ha logrado que se aprueben varias reformas en la Constitución y, aunque se tardó un poco, el 17 de mayo, Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia, presentó una iniciativa de ley para avalar en el ámbito nacional los derechos de la comunidad homosexual.

De aprobarse estos cambios a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y al Código Civil de la Federación, México está dando pasos agigantados a la inclusión; desde luego que es parte del romper paradigmas o creencias conservadoras que por un lado han coartado la conciencia social y por el otro nos ha llevado a la discriminación, ignorancia y violencia social. Tal como lo dice la Secretaría de Gobernación: "La homosexualidad no es un problema, la homofobia, sí".

Aplaudo el discurso y la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto, sin duda la ciudadanía necesita de hechos como éste, que demuestren que el gobierno de la república trabaja por un México hambriento de políticas públicas incluyentes que abran la puerta al diálogo, debate y principalmente al beneficio de la población mexicana, porque "todas las personas nacen libres e iguales, más allá de su orientación sexual e identidad de género", tal como afirmó la Secretaría de Gobernación.