Trayectos

Usos y costumbres en México

Es cierto que el derecho mexicano es producto de la cultura, práctica social, actividad económica y política. De una u otra forma se liga al lenguaje y discurso como una realidad jurídica. Sin embargo, no hay que olvidar los paradigmas y las interpretaciones de algunos pueblos o comunidades indígenas.

No sabemos si sea para bien o para mal, pero en el derecho mexicano también destaca lo consuetudinario, es decir, los "usos y costumbres". México es un país arraigado, tendríamos que preguntarnos si esas prácticas ayudan a la construcción o deconstrucción nacional.

El sistema jurídico mexicano enfrenta problemas de definición e interpretación constitucional, sobre todo cuando interviene un paradigma moral. Por ejemplo, lo que ocurrió en Chiapas, la semana pasada, realmente me conmovió, ahora resulta que Rosa Pérez Pérez fue obligada a renunciar a la alcaldía de Chenalhó, Chiapas, por ser mujer.

La idiosincrasia mexicana está en medio de un torbellino que nos afecta como sociedad. ¿En qué momento el machismo se sigue respaldando en los "usos y costumbres"?

En pleno siglo XXI se trasgrede a la democracia y a los derechos humanos básicos; porque para lograr quitarle el cargo a Rosa Pérez Pérez, un grupo de la comunidad secuestró a Eduardo Ramírez Aguilar, presidente del Congreso del Estado de Chiapas, quien fue vestido de mujer para presionarlo a legitimar una renuncia obligada, así como a Carlos Penagos, legislador.

No olvidemos que se han presentado más casos en los que las mujeres han tenido que renunciar a sus cargos con presión, represión o, en el peor de los casos, muerte. Recordemos el caso de María Gloria Sánchez Gómez, quien solicitó licencia a la alcaldía de Oxchuc, Chiapas, por ser acosada para que renunciara.

Esto no se debe confundir con el respeto a la cultura indígena, sus costumbres y tradiciones, pero si se debe poner en marcha una concientización y un alto a aquello líderes políticos que se aprovechan de las necesidades e idiosincrasia de algunos pueblos para atentar contra los derechos humanos, además de violar la democracia.

Es lamentable que también estemos en un sistema de justicia retrógrada, en donde la ciudadanía empiece a hacer justicia por su propia mano. Cada día estamos peor, veamos el caso de los pobladores de Teotihuacan intentaron linchar a dos hombres, identificados como Carlos Antonio Sáenz y Héctor Miguel Silva Jiménez, ambos de 24 años de edad y habitantes de Teotihuacan, que supuestamente intentaron secuestrar a una adolescente de 17 años de edad.

Otro intento de linchamiento se presentó la semana pasada, en Yehualtepec, Puebla, donde el policía municipal, Anastasio Poblet Pérez, de 46 años, perdió la vida por un disparo que provino de la turba quien intentó linchar al presunto delincuente, Noel Sánchez Ortigoza, de 20 años, a quien se le acusó del robo de una motocicleta. Basta de tanta ignorancia y violación a la justicia mexicana, hay usos y costumbres que nos hunden como sociedad, pero también exigen un cambio de política pública. Y no sé si lo del futbolista, Pulido también está en ese marco. Que bueno que apreció son usos y costumbres de ponerse de acuerdo con el crimen, pero tan rápido y¿ los demás dolientes?