Trayectos

Totoaba, un negocio millonario

Aquí comenté que es grato ver noticias buenas en México, esto por la preservación de la vaquita marina, una especie en peligro de extinción, que podría desaparecer en 2018 por la pesca ilegal del pez totoaba.

¿Por qué es ilegal la pesca del totoaba? Mide hasta dos metros de largo y llega a pesar hasta 150 kilogramos; pertenece a la familia de los cetáceos o mamíferos acuáticos de gran tamaño con forma de pez. Al igual que la vaquita marina, el totoaba es una especie única del Alto Golfo de California o Mar de Cortés que, desde 1975, está en veda permanente. La causa es el tráfico y venta ilegal de su buche o vejiga para la preparación de comida asiática, al parecer, es muy atractivo para el mercado chino, pues se le atribuyen propiedades afrodisíacas y medicinales por su alta cantidad de colágeno, según señala el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina.

Es asombroso saber que un kilo de buche de totoaba se vende hasta en 20 mil dólares en China, más o menos 307 mil 600 pesos. Su venta también se realiza en las colonias chinas de Estados Unidos, en donde se cotiza entre 500 mil y 800 mil dólares ( entre 7 millones 690 mil pesos y 12 millones 304 mil pesos). Se dice que se puede conseguir en exclusivos restaurantes de la colonia Polanco, en el Distrito Federal.

Desde principios del siglo pasado, antes de la Segunda Guerra Mundial, cargamentos de buche de totoaba eran mandados a China, lo que dio como resultado que, en 1975, el gobierno mexicano decretara en veda total a esta especie,y que en 1977 entrara el apéndice primero de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre, en el que quedó prohibida su venta. Sin duda, un negocio millonario que se ha convertido en un problema ecológico y que también ha sido un dolor de cabeza para la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente. Ahora también intervienen la Secretaria de Marina,

La SAGARPA, el gobierno y la Universidad Autónoma de Baja California y un fondo Mundial para el Medio Ambiente desarrollan este programa de protección ambiental al que se suman autoridades federales como la PGR, el Ejército mexicano y la Policía Federal.

Entonces quiere decir que existe una estrecha relación entre la pesca ilegal de la totoaba y la muerte de la vaquita marina, ya que por el tamaño de la red que se utiliza para la pesca del cetáceo también queda atrapada la marsopa mexicana. Hasta aquí todo tiene lógica, pero por qué el presidente Enrique Peña Nieto, en su discurso que dio el 16 de abril en San Felipe, Baja California, no mencionó la corrupción y tráfico de esta especie. Todo indica que es un tema serio, en el que también se involucra la corrupción de autoridades mexicanas.

¿Quiénes están involucrados y por qué durante años se ha pedido la batalla? No basta con saber que el presidente Enrique Peña Nieto ha tomado medidas para proteger a estas dos especies marinas en peligro de extinción, el pez totoaba y la vaquita marina, sino que es necesario saber, en manos de quién está este negocio millonario. No cabe duda de que somos la "especie" más depredadora del planeta.