Trayectos

Regresa y platicamos...

Todo indica que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) reinicia clases mañana 17 de junio, a menos de un mes de que termine el ciclo escolar 2014 -2015.

Se cumplen quince días sin clases en Chiapas, Oaxaca y Michoacán, la principal causa es que la CNTE pide anular la reforma educativa federal, y los más afectados son los 4 millones 600 mil estudiantes del nivel básico, educación preescolar, primaria, secundaria, además de las escuelas normales.

Se ha cuestionado la ausente negociación del secretario de Educación Pública, Emilio Chauyffet, quien es un gran operador y quizá uno de los miembros más cultos y brillantes del gabinete de Enrique Peña Nieto. No olvidemos que está a cargo de una secretaría que cada sexenio espera una nuevo José Vasconcelos.

Sin embargo, estamos viviendo tiempos difíciles, ya que parece que hay más intereses políticos y económicos que educativos, ya no se sabe si realmente son docentes o simplemente integrantes de un movimiento político que se involucra con una nueva mafia de sindicatos vendidos.

Tal y como Chauyffet bromeaba con sus allegados siendo Gobernador del Estado de México, "Chauyffetl" en náhuatl significa hombre que vende rebozos en abonos, y aunque esperamos que se haga cargo de esto, la Secretaría de Gobernación ya advirtió que no se sentará en la mesa con la CNTE hasta que sus miembros regresen a las escuelas a trabajar, así lo dijo el Subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda.

Aunque las secciones 9, 18 y 22 pertenecen a la CNTE, la sección que más revuelo hace es la 22, sin importar que más de 1 millón 300 mil niñas, niños y jóvenes de Oaxaca no tienen clases, ya no importa que dos generaciones de nivel básico se perdieron. Nadie se enfoca a lo más importante, las y los estudiantes.

No le queda claro a la CNTE que las nuevas necesidades del sistema educativo, que se establecen en las reformas educativas, deben cumplir con las recomendaciones que recibe México de los organismos internacionales, que proponen una modernización urgente en el sistema educativo, y las cuales se niegan a cumplir los de la sección 22, que en su mayoría heredaron una base de maestro o maestra sin serlo y temen ser reemplazados por quienes sí están preparados.

Como lo dijo el investigador del CIDE, Ricardo Rafael, en un tono de broma "estoy dispuesto a que los de la sección 22 se queden a vivir en la Ciudad de México con tal de que nuevos maestros y maestras entren a dar clases en Oaxaca". Total vénganse no den clase, aguantamos el paro.

Las y los maestros todavía no definen las acciones sobre el plantón en la capital, pero el posicionamiento político es "mantener la lucha nacional". Ante está declaración, lo conducente es que ni un centavo más para nadie que no trabaje, para seudo maestros y maestras que no den clase, ni vía nomina, ni por debajo de la mesa. Su única tarea debiera y es trabajar. ¡Los niños primero!