Trayectos

Parálisis urbana

Corría el año de 1956, éramos apenas 2 millones de personas en la Ciudad de México, seguía siendo la región más transparente.

En apenas 58 años, nuestra urbe creció sin orden, todos contribuimos, los que llegaron, como mis padres, uno de Morelos, otra de Guanajuato en busca de su destino, ése que, en nuestro caso, trajo seis niños a nacer en la capital, esa historia repetida exponencialmente -¿cuál es su historia?-. ¡Y ahora nos sorprendemos!

La omisión de las políticas demográficas y de viabilidad gubernamentales son un crimen. Como crimen es ahora el tomar medidas discriminatorias y unilaterales, somos una megalópolis donde las fronteras son solo anuncios espectaculares de propaganda delegacional y municipal.

El "Hoy no Circula" dejó de funcionar casi desde su instalación pues los "ricos" adquirieron un vehículo para cada miembro de la familia. Esos mismos coches que pasaron a manos de las clases menos favorecidas y, ahora, si su automóvil tiene entre 8 y 14 años se devaluará 20 por ciento y tendrá que guardarlo más de 2 meses, pero seguirá pagando impuestos y gastará en taxis o pasajes.

Si es un modelo de más de 15 años, se devaluará entre 30 y 40 por ciento y, ojo, el carpintero, el plomero, el electricista, etc. cobrarán más. Si usted no tiene auto, prepárese para pelear como "león" por subir a cualquiera de los insuficientes, ineficientes y caros servicios de transporte público. Y si es de los afortunados de tener un coche nuevo o seminuevo apúrese a venderlo. (Lo anterior en un reporte de mi colega Ramsés Ancira).

Otro amigo periodista, Ricardo Alemán, registró en su columna "Itinerario Político", las "más de cien fallas del Gobierno del Distrito Federal", en donde destacan: "saturación, mal servicio y deficiente cobertura en Metro, Metrobús y camiones de RTP; Anarquía total en marchas, plantones, bloqueos y manifestaciones; Doble o triple fila en escuelas; Cierre de calles por tianguis; Doble fila por camiones de gas; Privatización de calles por franeleros; Ambulantaje en calles y banquetas; Semáforos en mal servicio y vialidad mal señalizada; Drenaje inservible; inundaciones y charcos; El DF como reino del bache; topes sin ton ni son; Ciclistas sin el menor reglamento; Motocicletas sin control; Mala planeación de sentido de calles; Bases pirata de Taxis; Bases pirata de Micros; Paraderos de Micros sin control; Mantenimiento de vialidades durante el día; Cascajo que invade vía pública", entre otros más.

Considero que la Ciudad de México cuenta con graves problemas de vialidad que, de no resolverse ya, podrían convertirse en un problema de seguridad nacional, pensemos por un momento en los cientos de miles de plantones y bloqueos que se dan en nuestra urbe, decenas o centenas de hombres que se plantan en los accesos a la ciudad. En cualquier momento el Distrito Federal podría quedar paralizado sin servicios, sin suministros, ahogada y con resultados catastróficos.

Así las cosas, esto no es un asunto de un solo programa vehicular, es un asunto de Seguridad Nacional, y lo reitero. ¿Moviendo a México?

Mi más sentido pésame para los familiares de las víctimas que perdieron la vida en el Municipio de Ecatepec, durante un concierto de música. Y un llamado a todas las autoridades municipales y estatales del Estado de México para que tomen las debidas precauciones para evitar este tipo de tragedias.