Trayectos

ObamaCare, la tragedia por venir

Nunca tantos debieron a tan pocos, decía esto Winston Churchill en honor a los pilotos ingleses durante la Segunda Guerra Mundial al combatir a los aviones alemanes. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama bien podría decir “nunca tantos perdieron tanto por tan poco”.

Son aproximadamente 80 congresistas de “ultraderecha” del Partido Republicano los que tienen en jaque al gobierno del país vecino y gran parte de la economía mundial. De no resolverse pronto esta cerrazón del Tea Party, el asunto podría ponerse peor.

El próximo 17 de octubre se acaba el tiempo para aprobar el presupuesto gubernamental. ¿Qué podría pasar? Una catástrofe mundial en cadena. Imaginemos por un momento que el gobierno estadounidense dejara de pagar sus adeudos hacia el interior y ante el mundo. Las consecuencias sería de una gravedad extrema.

¿Esto es creíble? Analistas y especialistas de ese país y del mundo entero se resisten a pensar en lo impensable, el “coloso” sería abatido desde adentro, sin necesitar de ningún grupo extremista externo, sin arrojar misiles, sin atentar con armas químicas o nucleares.

Una devaluación del dólar sería lastimoso, por decir lo menos, para las economías mundiales, lo mismo sucedería con los Bonos del Tesoro, en donde países de todo el mundo, como nosotros, tienen basadas sus fortalezas.

Obama ha declarado que esto se trata de una cruzada ideológica de los Republicanos y que la parálisis que está pasando su país es por culpa de una “fracción mínima” en contra de su Reforma Sanitaria y de Salud para Todos, también denominada “ObamaCare”. Sin descartar que detrás de ello también está un tema político que no gusta a la derecha norteamericana, la Reforma Migratoria. Los estrategas de la Casa Blanca trabajan a vapor, cabildean, hacen uso de todos sus recursos para impedir que la parálisis presupuestal llegue.

La postura Republicana causa estragos, las Bolsas en el mundo han registrado caídas; lo peor está venir, vaticinan. Habrá que recordar que el tema del seguro universal para todos, es la carta fuerte de Obama para su reelección, ¿hasta dónde llegarán estas negociaciones?. Por ahora, el mandatario estadounidense cuenta con el apoyo de ciertos sectores, en la página web oficial “healtcare.gov” donde la población norteamericana solicita su seguro, ésta recibe más de tres millones visitas diarias promedio.

La opinión pública, empresarios, personajes del arte y la ciencia, agrupaciones civiles, e incluso mandatarios de otras naciones manifiestan su apoyo y comprensión al presidente Obama.

Ante los medios de comunicación parece no haber negociación, el Presidente y la ultraderecha no ceden en sus posturas, esto es falso, apenas hace dos días Barack Obama se refería que “no sería una moneda de cambio en torno a su postura en el conflicto de Siria”.

El pueblo norteamericano, en una encuesta publicada hace unas horas, refleja su enojo y malestar ante esta situación. 72 por ciento de los encuestados reprueba la gestión de Obama y las posturas de los congresistas demócratas y republicanos.

El costo político es alto para la primer potencia del mundo, pero el económico para su sociedad y el mundo entero podría ser catastrófico. Entre 1995 y 1996, donde se dio una situación igual, se perdieron más de 2 mil 100 millones de dólares, su recuperación fue lenta y dura. Un estudio prospectivo de la actual arroja que se podrían perder 10 mi millones de dólares por semana si no llegan a un acuerdo. La próxima semana sabremos el desenlace, ojalá no sea tarde. Necesitamos y urge saber, los mexicanos todos, si ante esta “contingencia” sí estamos preparados.