Trayectos

Militarización, un hecho

Leo con atención y sorpresa un reportaje especial de un diario nacional, que dice que los ejércitos de 15 países de América Latina, incluido México, han realizado en dos años, de 2012 a 2014, 488 mil operativos contra el narcotráfico.

De acuerdo con un informe de la Red de Seguridad y Defensa de América Latina (Resdal), 76% de las fuerzas militares están destinadas a la lucha contra el crimen organizado. En el documento llamado Atlas Comparativo de la Defensa en América Latina y el Caribe se reporta que esos países destinan este año 71 mil 277 millones 462 mil 374 dólares en sus labores de defensa.

Informa que México, después de Brasil y Colombia, es una de las naciones que más recursos destina para actividades de seguridad nacional, apoyo a la población civil en caso de emergencias y auxilio en materia de seguridad pública.

¿Por qué los ejércitos afrontan esta tarea? La respuesta parece fácil, las instituciones civiles han sido carcomidas por la corrupción y entregado al "dinero fácil" que deja el crimen organizado, en particular el narcotráfico. Las naciones sufren un desmedido consumo de drogas y estupefacientes, dejamos de ser países de tránsito para ser países de alto consumo.

Los ejércitos, por su naturaleza son beligerantes, su disciplina es férrea, están entrenados para defender y matar, todo esto con un dedicado y especializado trabajo de inteligencia y fuerza física y armamentista. Las instituciones civiles se ven debilitadas ante este fenómeno de alto consumo y tráfico de estupefacientes. Las políticas públicas contra la delincuencia organizada no han sido eficaces ni suficientes.

Lo he dicho aquí y en otros foros, la explosión demográfica debe ser atacada con mayor fuerza, somos millones y esto conlleva que las problemáticas sean aún más graves. Millones de jóvenes sin estudios, sin trabajo, sin aspiraciones, sin sueños, consumen drogas y se involucran en las estructuras del crimen organizado. Esto es un problema de seguridad nacional.

El documento dice que sólo entre 2012 y 2014, las actividades delictivas de los narcotraficantes generaron cerca de 500 mil operativos que involucran a militares en 15 naciones de América Latina, zona donde se observa que 76% de la fuerza militar posee programas regulares de combate contra el narcotráfico, cuya violencia afecta a la tercera parte de la población regional.

Mucho dinero, muchos soldados, violencia, mucha sangre genera la delincuencia organizada, sin contar la presencia inminente de grupos guerrilleros en nuestras naciones.

El caso "Iguala" es tan solo una "pequeña" muestra de la magna tragedia donde autoridades civiles son compradas y entregadas al flagelo del crimen organizado.

México, Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay, Perú, Ecuador, Colombia, El Salvador, Venezuela, República Dominicana, Nicaragua, Honduras, Guatemala y Cuba son las naciones objeto de estudio.

Destacan que por lo menos tres, incluyendo México, son potencias económicas. Algo se hace mal, pues ya cobra muchas vidas por consumo, y se engrosan las filas del crimen organizado.

¿Militarización? ¡Sí! No podemos cerrar los ojos. Solo recordemos que los miembros de un ejército emanan de la población. Eventualmente las policías deberán ser eficaces; mientras, seguiremos bajo la protección de las fuerzas armadas.