Trayectos

“En México, no todo es mala noticia”

Al leer las notas de esta semana, veo con gusto que no todo es mala noticia. La semana pasada el presidente Enrique Peña Nieto, por medio de un acuerdo, prohibió la pesca en el Alto Golfo de California, con el fin de preservar "la vaquita marina".

Para esta misión se invertirán mil 82 millones de pesos del presupuesto del Fondo Nacional de Desastres 2015, esta cantidad no es parte de un plan social para los miles de pescadores que quedarán sin empleo durante dos años.

Las personas de la Ciudad de México tendrán que tomar medidas para las nuevas marchas. Aunque, Peña Nieto dice que esto no afectará económicamente a los pesqueros. ¿Entonces cómo se sostendrán económicamente? Da tranquilidad saber que el mandatario se comprometió a compensar económicamente a los pescadores de la región de San Felipe, Baja California.

Todo indica que la vigilancia de la zona pesquera quedará en manos de las Fuerzas Armadas de México, entre ellas, Secretaría de Marina, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca, la cual pertenece a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

Desde luego es importante que se sumen a la causa de reforzar la vigilancia y proteger a la vaquita marina, desafortunadamente quedan 97 ejemplares. La también llamada marsopa es una especie marina con apariencia muy similar al delfín, que está en peligro de extinción por causas de las redes de pesca ilegal, y que podría extinguirse en 2018, es necesario que se declare zona de Reserva Marina.

Sería atractivo que también se firmaran convenios para proteger a varios Estados de la República Mexicana, principalmente aquellos en los que circulan las drogas, armas y tráfico de personas, como es el caso de Reynosa, Tamaulipas. El viernes pasado se declaró código rojo en esta zona, después de tres horas de enfrentamientos, bloqueos, autos quemados y, de acuerdo a las cifras, tres delincuentes muertos. Se capturó al líder del Cartel del Golfo, José Tiburcio Hernández Fuentes, quién opera en la frontera entre Estados Unidos y México.

Esperemos que la violencia que se vive en varias partes de la República termine, sobre todo cuando las grandes empresas internacionales están volteando a ver a México para invertir, como es el caso de las empresas automovilísticas Toyota y Ford, la cuales invertirán 2 mil 200 millones de dólares. Esto es un boom automotriz y económico, ya que la primera invertirá un millón de dólares en una planta de Celaya, Guanajuato, y abrirá la oportunidad de que 2 mil personas tengan empleo. En tanto, Ford invertirá 2 mil 500 millones de dólares para ampliar sus operaciones de fabricación de motores en Chihuahua e instalar una planta de trasmisiones en Irapuato, Guanajuato. Esto dará pie para que se empleé a 3 mil 800 personas, directa o indirectamente. Esperemos que estos avances se den más seguido, siempre y cuando se ponga acción en contra de la violencia, pues de esta manera querrán invertir más empresas, con lo mucho que hace falta el trabajo en esta época, y espero que el presidente Enrique Peña Nieto no se olvide de apoyar a las personas que quedarán sin empleo en la zona pesquera de San Felipe, Baja California.