Trayectos

¿Medicamentos obsoletos?

Los mexicanos tenemos derecho a la salud, así lo indica el artículo cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. La realidad es otra, una de las enfermedades del sector salud es la corrupción burocrática, que afecta en calidad de los medicamentos.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos señala que México ha descuidado el sector salud, pues solo invierte 6.2 por ciento del PIB. Además, aproximadamente ocho millones de mexicanos están afiliados al IMSS y Seguro Popular, mientras que 1.2 millones al ISSSTE.

La mayoría de los derechohabientes no confían en el servicio de salud pública, solo acuden a sus consultas por un mero trámite burocrático que justifica una falta laboral, mientras los que no tienen otra posibilidad, se arriesgan a consumir medicamentos obsoletos, con el riesgo de desarrollar otra enfermedad.

El sector salud cuenta con un documento autorizado por el Consejo de Salubridad General, llamado Cuadro Básico de Medicamentos que clasifica los fármacos administrados en el este sector. ¿Por qué las personas derechohabientes no confían en los medicamentos de las instituciones?

Desde la década de los 90 este cuadro es obsoleto; por si esto fuera poco, en el año 2007 el Consejo de Salubridad General señaló que aunque existe una actualización constante, de los mil 200 fármacos se calcula que 120 podrían ser depurados y sustituidos porque los médicos ya no las recetan.

Esto es muy serio, sabemos que la diabetes es un problema de salud pública en México; de acuerdo con la propuesta el senador Jorge Aréchiga Ávila, del Partido Verde Ecologista de México, es necesario que se eliminen de esta lista algunos sulfonilureas, medicamentos baratos que se utilizan para tratar la diabetes tipo 2, los cuales fueron descubiertos desde hace 55 años e "incluso están clasificados por el IMSS como tóxicos letales en niños", ya que traen efectos secundarios como la insuficiencia renal y hepática.

Es necesario que el sector salud se reconstruya, aunque desde 2015 se han hecho seis actualizaciones en este catálogo, no son suficientes, es importante no descuidar un derecho indispensable para la sociedad.

Desafortunadamente, los mexicanos pagamos de nuestros bolsillos grandes cantidades de dinero para atención médica, mientras que el sector salud malgasta los recursos, deja fuera a millones de personas e invierte en fármacos de mala calidad.