Trayectos

Lucha de gigantes por el deporte mexicano

Difícil situación está pasando el deporte mexicano después de los diferentes cambios administrativos que se han dado en la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, desde la llegada de su nuevo director Alfredo Castillo. Todo indica que México podría quedar fuera de los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016 y perder su filiación en el Comité Olímpico Internacional. ¿Cuáles serían las consecuencias?

El 18 de noviembre Alfredo Castillo mostró el interés de implementar una nueva Ley General de Cultura Física y Deporte, con el fin regular el deporte mexicano, pues actualmente está a cargo de varias organizaciones deportivas nacionales, entre ellas el Comité Olímpico Mexicano, filial del Comité Olímpico Internacional.

Cabe señalar que la Conade es un organismo del gobierno federal que controla los recursos económicos que se asignan a las federaciones del deporte, pero no puede intervenir en su gestión, pues México al ser filial de Comité Olímpico Internacional firmó la Carta Olímpica, la cual prohíbe al gobierno intervenir en las federaciones deportivas pertenecientes al COI. Por lo tanto tampoco puede exigir la fiscalización de recursos públicos y la evaluación de resultados deportivos.

¿Acaso esto no se podría prestar para actos de corrupción entre las federaciones?

Desde luego que al pedir que se regule el deporte mexicano y se comprueben los gastos que da el gobierno federal por medio de la Conade, institución de la Secretaría de Educación Pública, el dirigente de la Comisión Olímpica Mexicana, Carlos Padilla Becerra, mostró indignación y dijo que era una injerencia que debía ser castigada, y advirtió que México podría quedar fuera de los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016. ¿Por qué castigar a los deportistas?

Esto implicaría que los que clasifiquen competirán bajo la bandera blanca del Comité Olímpico Internacional, es decir, en caso de que algún deportista mexicano gane una medalla de oro, se tocaría el himno del COI, en lugar del himno mexicano nacional. No entiendo porqué si es una asunto administrativo, los deportistas tienen que verse afectados. ¿Cuál es el miedo de las federaciones deportivas?

A su vez, el presidente del COI, el alemán Thomas Bach, dijo que de no haber marcha atrás de las decisiones de Alfredo Castillo, enviará en un mes una misiva al secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, o al presidente Enrique Peña Nieto, en la que pedirá la reconciliación del gobierno federal con las federaciones, de lo contrario México podría ser desafiliado del organismo.

¿Por qué resulta tan difícil para las federaciones comprobar sus gastos, acaso no es un deber comprobar la asignación de financiamiento público?

Desde luego que esto genera incertidumbre entre los deportistas mexicanos que se preparan para calificar en los próximos juegos olímpicos 2016, principalmente los que pertenecen a las federaciones irregulares, que por años han recibido recursos de la Conade y en ocasiones no han comprobaron gastos.

Me parece alarmante que hasta en el deporte haya huella de corrupción.