Trayectos

Estado Laico

Recordemos que la Iglesia católica comenzó con las enseñanzas que Jesucristo predicó durante el primer siglo A.C, en Judea. Después de su muerte uno de sus apóstoles, Pablo, dedicó su vida evangélica a ir en contra de los judíos, señalándolos como causantes de la muerte del maestro y diciendo que eran diabólicos. Por lo visto, algunos apóstoles no entendieron el mensaje de Jesucristo, de "amaos los unos a los otros", perdón y misericordia.

Las persecuciones que sufrieron los cristianos no impidieron que en el año 313 D.C. Constantino I adoptara el cristianismo, y hasta el 380, bajo el emperador Teodosio I, se convirtió el catolicismo en la religión oficial del imperio romano.

También hay que recordar que la Iglesia católica ha protagonizado terribles crimines contra la humanidad, ha dado pena de muerte a sus enemigos ideológicos y morales; señaló de herejes a todos los que le llevaran la contra; defiende casos de pederastia y, por si fuera poco, tiene la arrogancia de defender a la jerarquía católica aun cometiendo atrocidades y despreciando a sus fieles más necesitados. ¿Por qué estos jerarcas intervienen en la política mexicana, y de otros países? México es una nación donde aproximadamente 84 por ciento de las personas son católicas, también es el que tiene más analfabetismo, ignorancia y represión; además, no es secreto que la religión, aunque la constitución hable de un Estado laico, influye y emite proselitismo político.

Constantemente la cúpula católica, por ser la más predominante, viola el artículo 29 en su fracción I, el cual indica que constituye una infracción a la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, es decir, asociarse con fines políticos, así como realizar propaganda a favor o en contra de candidato, partido o asociación política. Parece que esto es lo que menos les importa cumplir. Resulta que en las elecciones del 5 de junio, 6 arzobispos arremetieron contra el PRI, al promover entre sus feligreses el voto de castigo, después de que el presidente Enrique Peña Nieto, uno de los presidentes más católicos que el PRI ha dado a este país, promoviera las iniciativas sobre el matrimonio entre las personas del mismo sexo; y que en sus futuras leyes secundarias pudiera tocar el tema de la adopción.

Vivimos en un mundo de odio, donde ideas de maldad, discriminación, frustración y violencia salen de estructuras religiosas. No es ni siquiera por quién o no votar, sino la incongruencia; líderes que se llenan la boca predicando lo que Jesucristo dijo: "Ama a tu prójimo como a ti mismo".

¿No se supone que la religión es el vínculo de amor entre la iglesia, el hombre y Dios?

Lamentable lo ocurrido en la madrugada del domingo en el centro nocturno "Pulso" en Orlando, Florida, donde un hecho homofóbico, y al parecer de ideología religiosa relacionada con el Estado Islámico, cobró la vida de 49 personas y 53 heridas. El muerto número 50 es Omar Mateen, un estadunidense de 29 años, autor del crimen. Basta de tanta discriminación e intolerancia religiosa. Basta de palabras y escritos, como "Desde la Fe", semanario que publica la Arquidiócesis de México, al cual hay que recordarle que primero fue el "verbo, el verbo se convirtió en carne y la carne en muerte. Cuidemos nuestras palabras y nuestras obras. Amén.