Trayectos

Dime de qué color eres

Antonio Zambrano Montes, originario de Michoacán, "atacó" con piedras a automóviles en Estados Unidos. Él se negó a obedecer las órdenes de tres policías (uno de ellos, por cierto de origen hispano), por lo que éstos le dispararon; el mexicano de 35 años que "presuntamente" agredió a estos "guardianes del orden", murió de varios disparos de los agentes cuando huía de ellos en Pasco, al sureste del estado de Washington, Estados Unidos.

Esto fue el pasado martes, pero transcendió en los medios locales un día después y hoy se hace eco, de manera "tibia", en la prensa norteamericana, mexicana y mundial, que alude a la indignación que el suceso ha generado entre la comunidad latina del lugar.

El tiroteo se dio a plena luz del día. Algunos testigos grabaron el atroz acto. ¿Matar por el color de la piel? ¿Matar por odio? ¿Hasta dónde la ira contamina la mente del ser humano? Muchas dudas surgen de este caso.

En la película "El Padrino", el personaje de Michael Corleone, concibe un plan para matar al mafioso y al policía corrupto que trataron de matar a su padre. Los familiares y abogado de Michael desdeñan el plan porque creen que su juicio está nublado por la ira. Pero con una frase que definiría su enfoque implacable respecto al poder y dice: "No es personal. Es estrictamente un asunto de negocios". Cuando algunos blancos hablan de racismo, piensan que solo es personal lo que una persona diga o haga a otra. Sin embargo, muchas minorías y personas que estudian la raza dicen que el racismo puede ser impersonal, calculador, libre de malicia... tal como el enfoque que Corleone sobre el poder.

"Lo primero que tenemos que dejar de hacer es causar que el racismo sea algo personal y entender que es un sistema de ventaja con base en la raza", dice Doreen Loury, directora del programa de Estudios Panafricanos de la Universidad de Arcadia, Filadelia.

Loury dice que el racismo "permea cada faceta de nuestros poros sociales". "Consiste en más que el caso del policía que ataca a un adolescente por cometer el delito de ir por la calle y ser negro o moreno, se trata del sistema que permite no solo que lo detengan, sino que lo introduzcan en un sistema que lo atacará y que limitará sus oportunidades de tener una vida", explica.

Los prejuicios raciales están tan enraizados que pueden manifestarse de formas sorprendentes. La muerte de este mexicano tomó revuelo en redes sociales, principalmente en Twitter. No se levantaron voces, no vislumbro una queja de agrupaciones civiles. Me indigna la muerte, pero más aún la muerte por el color de la piel, por la apariencia física.

Los racistas creen que las características biológicas innatas y heredadas determinan el comportamiento humano. La doctrina del racismo afirma que la sangre es la marca de la identidad nacional-étnica y sostiene que las características innatas determinan biológicamente el comportamiento humano. Juzga el valor de un ser humano no por su individualidad, pero exclusivamente por su pertenencia en una "nación colectiva de raza".

La historia nos ha dado decenas de ejemplos de esta barbarie, que en pleno Siglo XXI parece no acabar. El filósofo y escritor español, Miguel de Unamuno, decía que "El fascismo se cura leyendo y el racismo se cura viajando". Yo me considero blanca, a veces azul, a veces roja a veces negra...