Galería popular

Mercadotecnia para la cultura

A veces una obra de teatro o un espectáculo de clown pueden ser tan atractivo como ir a la tienda a comprar jitomates, no todos dicen "yo"; pero podría llegar a ser una actividad tan concurrida como la ida al cine para ver un estreno de Marvel; todo depende de cómo se presente al público.

Todos hemos obsequiado un regalo alguna vez, hay quienes lo entregan así como va en la bolsa de plástico donde se lo vendieron en la tienda y hay por el contrario, quienes suelen ser más detallistas y lo envuelven con un papel decorado y un moño con caireles. El regalo es el mismo, pero la presentación es diferente, lo mismo sucede con la cultura.

Lamentablemente muchas veces la cultura por sí sola no atrae públicos, es necesario envolverla en un escenario agradable y tal vez mezclarla con otras expresiones artísticas y culturales.

Hoy uno de los espacios en Pachuca para ofrecer presentaciones artísticas y culturales es el Centro Cultural del Ferrocarril, la única de tres estaciones de este sistema de transporte, que subsiste hasta ahora en la capital del estado. De ahí surgió la necesidad de dignificar su valor histórico y arquitectónico, mediante el aprovechamiento de este espacio para difundir y acercar al público la cultura.

En estos meses, continua la segunda etapa de remodelación del Centro Cultural El Ferrocarril, la cual se concentra ahora en la fachada del inmueble. Un proceso similar pasó el Centro Cultural del Ferrocarril, conocido como el patio de maniobras, en Tulancingo, que es otra de las antiguas estaciones de ferrocarril que hay en Hidalgo y que fue restaurado hace dos años.

En Tulancingo se rehabilitaron un par de edificios históricos y la remodelación continua ahora en una segunda etapa, para arreglar aspectos estructurales como el piso o la iluminación.

Llama la atención como en Tulancingo se ha buscado darle un uso más integral a este espacio, que si bien está adaptado como un centro cultural al tener ahí una cineteca, el Museo del Santo y el monumento a este connotado luchador, también se pensó en el atractivo turístico que significa la cocina tradicional de esta región.

Algo creativo, arriesgado y que puede atraer más visitantes, fue adecuar los vagones del tren que acompaña esta antigua estación de ferrocarril, como restaurante y no únicamente como un testimonio físico del transporte de la época porfiriana.

La idea es ofrecer no solamente una función en la cineteca o una visita al Museo del Santo, sino un extra que es el restaurante. Si el objetivo es acercar las manifestaciones artísticas y culturales a la población, hay que pensar en cómo traérselas.

En el caso de Pachuca, el espacio cultural de la antigua estación de ferrocarril no ha sido completamente aprovechado. Se han presentado funciones teatrales y de arte escénico para público principalmente infantil en el Centro Cultural El Ferrocarril, por parte del programa Alas y Raíces a los Niños de Hidalgo; aunque por las obras de remodelación estas presentaciones emigraron de manera temporal al Teatro Guillermo Romo de Vivar.

Hasta el año pasado, las funciones que se ofrecían en el Centro Cultural El Ferrocarril eran al medio día, y al término de la obra ya no había a qué quedarse, salvo a sacarse fotos con los actores, clowns o artistas que ofrecieron el espectáculo; la actividad fue a las 12:30 y a las 2 de la tarde ya está vacío el lugar.

¿Pero qué pasaría si además de la obra estuviera ya en funciones el Museo del Ferrocarril del Estado de Hidalgo que estará albergado en el mismo Centro Cultural El Ferrocarril y si además hubiera muestras o exposiciones itinerantes y si aparte hubiera una cafetería o un pequeño restaurante en los vagones del tren? Este Centro Cultural el Ferrocarril tendría vida toda la tarde, no sólo en una de sus áreas ni en un solo día de la semana.

Ya que está en proceso su remodelación y ya que una de las banderas del actual gobierno estatal es "Pachuca: Ciudad del Conocimiento y la Cultura", por qué no pensar en estrategias similares que ayuden a difundir más la cultura, que la vuelva más amigable, más natural y accesible para pachuqueños como visitantes. ¿Ustedes qué sugieren?

fannia.cadena@milenio.com