Estado de Derecho

La foto del PRI

Todos los aspirantes estuvieron allí, o sea, Blanca Alcalá y Enrique Doger. Porque el resto de los planchaditos presentes bien parados y engominados, sólo sirvieron para hacer bulto: En el arte de la simulación, los priistas se llevan el Oscar.

Con una supuesta firma de unidad entre los aspirantes a la candidatura por el gobierno de Puebla del 2016 y con una foto “esperada” como poco creativa en la tradición de la propaganda, se quiso vender a un PRI poblano sólido, orquestado y determinado a reconquistar a los electores, que hace cinco años, los echaron de Casa Puebla.

Manlio Fabio Beltrones, su jefe, posó para la cámara justo en el centro de un grupo de hombres y mujeres que se apuntalaron como escenografía.

De “comparsa” les llaman en el teatro, De“extras” les dicen en el cine. De “paleros” les gritan en los mítines.

Porque quienes tienen posibilidades reales para contender por la minigubernatura de Puebla son Blanca Alcalá y Enrique Doger, ex alcaldes de la capital.

Según algunos sondeos publicados en medios, la senadora Blanca María del Socorro Alcalá Ruiz arrojó interesantes números para competir frente a Antonio Gali, actual presidente municipal de la capital y posible aspirante panista al gobierno de Puebla.

Números que llevaron a los priistas a un siguiente paso orquestado desde Los Pinos: Un mensaje a la opinión pública y al grupo Morenovallista de que el PRI poblano no está dividido e irán con todo para recuperar el escritorio principal de Casa Aguayo.

Sin embargo, quien rompió la magia de la supuesta unidad no fue Enrique Doger, quien lleva meses haciendo su lucha para alcanzar la nominación. Fue Javier López Zavala, el brazo derecho de Mario Marín, quien aceptó no haber firmado pacto alguno y dijo estar dispuesto a enfrentar a la senadora Alcalá.

Tal y como se escribió al inicio de esta columna sobre la tradición priista de la simulación, López Zavala declaró a los medios una realidad más pesada que el chivo que se cargó Enrique Dogeren Tehuacán: “En la elección pasada (2010, la cual perdió) muchos de los que firmaron no cumplieron”.

No hay unidad en el PRI poblano. Javier López Zavala expuso la simulación. Veló la cacareada foto.

Por el contrario, hay patadas bajo la mesa. El más interesado en recobrar el poder en Puebla es Mario Marín y si alguien tiene dinero para barrer con él una elección, es él. El “góber precioso”.

 

Twitter: @FApulido