Estado de Derecho

Independientes por condición

Después de una lucha de más de tres años el colectivo #ReformaPolíticaYa logró presionar al Congreso de la Unión para incluir a la figura de las candidaturas independientes. Lo más irónico es que son ellos, la clase política en turno, la que ahora considera a la vía independiente como una opción para su carrera política gracias a fenómenos exitosos como el de El Bronco en Nuevo León.

Y es sobre este nuevo escenario en donde el ciudadano deberá recapacitar sobre qué tan “independiente” es el candidato que llegue a tocar a su puerta. Por ejemplo, ¿qué posibilidades tiene Margarita Zavala de ser percibida como una candidata independiente a la presidencia de México si decide optar por esta vía? La esposa de un cuestionado expresidente y hermana de uno de los personajes más controversiales en la carrera de Felipe Calderón como lo es Diego Hildebrando Zavala, acusado de cerrar millonarios contratos con el PAN y con el gobierno federal bajo el cobijo de su cuñado, ¿cómo podrá ostentarse de ser una opción libre de cualquier atadura turbia con el pasado y sobre todo, de la despreciada clase política?

En la ciudad de Puebla, Alberto Merlo Martínez, candidato independiente para la diputación federal en el distrito seis, superó a partidos como el PRD y Movimiento Ciudadano. Cualquier interesado pudo constatar que se trataba de un joven activista social y defensor de los derechos ciudadanos sin relación alguna con los grupos en el poder. Pero, en días pasados, el alcalde de Puebla Antonio Gali expresó que la vía independiente podía ser para él una opción en la búsqueda de la gubernatura en el 2016. Y Gali estará en todo su derecho. Sin embargo ¿cómo un exsecretario de infraestructura del gobierno actual y para entonces expresidente municipal podrá sostener el argumento de ser verdaderamente independiente? Es decir, libre de compromisos con la clase política y de proyectos de terceros que son justamente las ataduras más cuestionadas por los ciudadanos y las que tanto han dañado al sistema político y social.

Ser independiente va más allá de un título o de una regla. Porque ser independiente en lo electoral no es sólo una figura legal; para la maltrecha democracia que se vive en México, el ser independiente deberá verse como una condición, y éste, será el requisito no escrito que pocos políticos con trayectoria podrán cubrir.

Twitter: @FApulido