Estado de Derecho

Hacen lo que quieren

Después de la tragedia en el Colegio Americano Noreste de Monterrey, Nuevo León, vienen los estudios, los "hubieran" que invitan a la reflexión para que tal horror no vuelva a repetirse.

De entre todos los "remedios" hay quienes reclaman la cancelación del "operativo mochila", en el cual los niños son esculcados antes de entrar al salón de clases. Aquí en Puebla, en días pasados, algunos colegios confiscaron hasta tijeras por no tener punta redonda, no "vaiga" a ser, dijera Felipe Calderón.

Sin embargo, de entre todos los argumentos, después de mesas de debate y de lamentos, quizá el más válido es aquel que habla sobre la responsabilidad, el cuidado que los padres deben de tener para con sus hijos.

¿Con quién vas? ¿A dónde y a qué hora regresas? Eran preguntas obligadas hace unos años. Ahora, no sólo no se emplean en alguna casas, además faltan agregar dudas razonables como: "¿Qué aplicaciones tiene mi hijo en su teléfono?", "¿Qué revisa en internet?", "¿Con quién chatea?".

La falta de autoridad en ciertas casas es la que ahora se refleja en los salones de clases. El maestro ha quedado reducido en un simple empleado y además "godín", "jodido", un pobre diablo.

Voces de expertos en psicología social reclaman más atención a los jóvenes a quienes no puedes exigirles como padre que dejen el celular, cuando son los padres mismos los que suelen estar pegados a las redes sociales.

El agresor del Americano del Noreste es también víctima.

Hoy "los niños hacen lo que quieren" argumenta en el estudio de Tribuna Noticias, con don Enrique Montero Ponce, la doctora Dulce María Pérez Torres. Y es por esto que no hay programa de "Mochila Segura" u "Operativo Mochila" que valga si lo que se desatiende son las raíces familiares, el arraigo, la cercanía entre padres e hijos.

Revisen todas las mochilas posibles. Si el problema no se atiende de raíz, la masacre sólo cambiará de escenario, un centro comercial, una sala de cine o un parque serán los espacios idóneos para alguien que de manera urgente debe ser atendido psicológicamente. Que debe ser querido y acompañado.

Una vez más, no cuestionemos qué están haciendo los maestros o el gobierno en materia de educación y seguridad. Veamos mejor qué está pasando de las puertas de las casas hacia adentro. ¿Qué tanto tiempo le dedicamos a los hijos? ¿Qué modelo social les estamos imprimiendo? ¿Qué idea se genera el menor cuando escucha: "¡Qué bueno que ya hay justicieros anónimos para que escarmienten los pinches criminales!".

¿Qué camino ha decidido forjar de la mano de sus hijos?

Twitter: @FApulido