Jóvenes, pero también indígenas y universitarios

México es un país pluricultural, de eso no hay duda, pero ¿qué significa en la práctica cotidiana de todos los mexicanos y qué implicaciones tiene en nuestra vida social como nación? Esto nos resulta menos claro, pese a que el tema aparece muy frecuente en el discurso político. Tendríamos entonces que pensar por qué no podemos aún insertar, en nuestra apreciación cotidiana, el valor de la diversidad cultural con la que cuenta México. Apreciación carente que se sigue revelando en los procesos de discriminación a razón del uso de las lenguas indígenas, de la vestimenta o del lugar de origen.

Frente a ello, diversos son los esfuerzos que se realizan en el país y en toda América para poder valorar, en la práctica y no sólo en el discurso, la diversidad cultural. Un ejemplo de ello es el Programa de Liderazgo para Jóvenes Indígenas (PLJI) de la Universidad de las Américas Puebla (Udlap) que este año celebra su sexta emisión, recibiendo a 30 estudiantes nacionales y cuatro extranjeros originarios de Bolivia, Ecuador y Panamá.

El programa resulta ser no sólo un espacio académico donde los jóvenes indígenas identifican una problemática local y proponen soluciones viables de mejora, sino un foro de reflexión que les da la voz, pues sus voces son las voces que han visto de cerca –a veces muy de cerca– la pobreza, no como índice, sino como una realidad que se vive y se siente. Sus voces son las de quienes han sido discriminados por hablar hasta dos lenguas indígenas, pero también sus voces son las de quienes luchan por un país más justo; donde la diversidad tenga cabida en la práctica; donde la educación de calidad no se confunda ni se entrampe con otros rezagos.

Ellos son jóvenes, y como tales, enfrentan las brechas generacionales; también son universitarios y se esfuerzan por mejorar su situación con la esperanza de que un título profesional les brinde las oportunidades que sus padres quizá no tuvieron. También son indígenas y se esmeran para que entendamos sus diferencias, y que, como sociedad, podamos trabajar por cerrar las brechas que existen entre los jóvenes indígenas y los no indígenas.

Sus voces nos dictan nuestro mandato como sociedad: hacer que la pluralidad cultural se vuelva un discurso lleno de significados y de acciones, que se fortalezca y nos permitan vivir en un país más respetuoso y tolerante; ser diferentes debe ser una fortaleza y una ventaja.

LAURA ROMERO
laura.romero@udlap.mx