Contexto

El servicio exterior mexiquense

Esta semana, después de una crisis diplomática que llegó hasta la filtración de documentos confidenciales del Servicio Exterior, Andrés Roemer fue destituido como embajador de México frente a la Unesco.

Antes de ser embajador, Roemer fue cónsul en San Francisco, una de las adscripciones más complejas en Estados Unidos, puesto que él convirtió en un trabajo de medio tiempo. Solo iba algunos días de la semana; otros los pasaba en México en proyectos privados y además conducía un programa de televisión.

El descaro de Roemer podría parecer un caso aislado de alguien con buena relación en las altas esferas del gobierno. Pero es solo uno de los muchos nombramientos en embajadas y consulados durante este sexenio que responden a amistad y favores, no así a calificación o experiencia profesional.

Algunos de los puestos son casi ceremoniales, cierto, como el de la cónsul en Milán, Marisela Morales, o el de Barcelona, Fidel Herrera. Pero eso no quita que deban ser cuestionados.

Sobre todo en los cargos más complejos —México tiene 80 embajadas y 66 consulados—, donde se requieren diplomáticos de carrera. No obstante, varios de ellos operan bajo la lógica más elemental del compadrazgo. Algunos ejemplos:

Enrique Martínez, ex secretario de Agricultura, embajador ante Cuba. Durante su estancia comenzó el deshielo entre Cuba y Estados Unidos. México, puente tradicional entre ambos países, no figuró ni como testigo en uno de los sucesos mundiales más importantes del último siglo.

Fernando Castro, embajador ante Argentina. Experiencia previa: diputado un periodo y secretario de Gobierno en Tijuana bajo Jorge Hank.

Arnulfo Valdivia, embajador ante Colombia. Saltó de llevar las relaciones diplomáticas del Estado de México al Instituto de los Mexicanos en el Exterior y después a una de las embajadas más complicadas del continente.

Con una política exterior quebrantada, en la que los puestos se regalan, no sorprende que al gobierno le haya parecido buena idea recibir a Donald Trump en Los Pinos.

Twitter: @esteban_is
Facebook: /illadesesteban