Contexto

El cuento del Frente Ciudadano por México

De la boca de muchos políticos lo único que sale esta semana son las palabras "Frente Ciudadano por México", una coalición que se quiere posicionar como alternativa a algo.

¿A qué? Aunque ellos digan que al gobierno, en la práctica es más que obvio que su enemigo es López Obrador. Si en verdad fuera opositor al PRI, el Frente no le hubiera dejado la puerta abierta al Partido Verde hace semanas, y no estaría en pláticas hoy con Nueva Alianza. Ambos partidos son satélites que no mueven un dedo sin orden directa tricolor. Quizá es por eso que de último minuto el Frente quitó la palabra "opositor" de su título.

Luego está la cuestión ideológica. A los integrantes de esta plataforma, que ellos mismos califican de "histórica", no parece importarles la clara incompatibilidad de ideales, ni interesarles una agenda más allá de julio 2018.

En el Frente está el PAN, antiaborto y antimatrimonio igualitario. Con ellos convive Movimiento Ciudadano, que este sexenio ha querido hacer suyo un discurso totalmente opuesto al de sus ahora compañeros.

Y en medio está algo llamado PRD, o lo que queda de él. Siempre fiel a sus convicciones, el partido se vende al mejor postor: su fracción pro-frente está feliz de recibir órdenes de Ricardo Anaya; su fracción anti-frente está feliz de recibir órdenes de López Obrador.

Dirán que es señal de pluralidad que converjan tantos proyectos. Pero a kilómetros se ve que no es así: el Frente no tiene plataforma, y lo que espera es que el político que logre arrebatar la candidatura les dicte línea. Se quejan de López Obrador y lo primero que buscan es hacerse de uno igual, un líder que decida todo. Porque al día de hoy el frente no es más que una colección de individuos que solo se juntó para ver quién es candidato.

Tan pronto tenga caudillo, el Frente se resquebrajará. Aparecerán los nuevos Monreales, pataleando en público porque no fueron ungidos. Y quien se quede con el proyecto hará con él lo que quiera. Porque de eso se trata un frente ciudadano, ¿no?

Twitter: @esteban_is
Facebook: /illadesesteban