Espacio Público

Algunas últimas consideraciones sobre los "parklets"

El 1 de diciembre concluyó la segunda muestra de parklets organizada de manera conjunta entre el Ayuntamiento y el Colegio de Arquitectos de Puebla, con la participación de estudiantes de arquitectura, urbanismo y decoración de siete universidades.

Los espacios mostraron una diversidad en sus planteamientos de diseño, desde aquellos que optaron por construir sitios semicubiertos, donde incluso la visualización hacia el interior era mínima, hasta aquellos que plantearon el uso de cercas solo como elementos diferenciadores con el arroyo y que permite mayor seguridad. Todos los parklets utilizaron madera, o sus derivados, como material predominante en su construcción, aunque hubo algunos que incorporaron herrería en su mobiliario o bambú en las protecciones. En el tema del color, en la mayoría se trataba de bicromías con tonos cercanos al color de la madera y la vegetación (café y verde), solo un caso incorporó una gama de seis colores, con tonos cercanos a la decoración de algunas artesanías. En seis de ellos hubo vegetación ornamental, mientras que uno priorizó en el mobiliario como elemento definidor.

En lo referente a la apropiación del espacio, todos cumplieron con su objetivo, algunos porque resultaron una ampliación de los locales comerciales (como restaurantes, cafeterías o venta de antigüedades), otros porque se volvieron espacios alternos o complementarios a algún parque cercano, y también los que consideraron el tránsito de las personas que acuden a una zona turística, como el callejón de Los Sapos, y establecer zonas de descanso.

Por lo anterior, creemos que es necesario tomar en cuenta algunos aspectos para la muestra del próximo año: mejorar el conocimiento de materiales distintos a la madera y en consecuencia de los sistemas constructivos, retomar el tema de la modulación para aprovechar mejor los materiales, garantizar la integridad de los mismos dentro del espacio público, considerar la historicidad de los sitios e incluso incorporar la toponimia en el diseño y contar con un previo conocimiento del área donde se construirá el parklet para realizar análisis microurbanos y sociales. También debe tomarse en cuenta que pasará con los parklets, o por lo menos con su mobiliario, después de su exposición para que los elementos y materiales no se vuelvan desechos. En este último rubro, solo uno de los parklets fue donado en su totalidad a un barrio del Centro Histórico de la ciudad de Puebla.

adna0909@hotmail.com

christian.e.delatorre@gmail.com