Espacio Público

“Entre piojo o terciopelo” o la experiencia del cine como espacio público

A mediados del siglo XX, la ciudad de Puebla tenía una extensión territorial apenas mayor a la que tuvo en la época virreinal, por lo que no era difícil que los habitantes coincidieran en las actividades recreativas que había, como caravanas artísticas, circos, corridas de toros, beisbol y el cine.

Había seis salas cinematográficas en la ciudad, todas ubicadas en el cuadrante limitado por la avenida Reforma y la calle Cinco de Mayo. Los cines tenían una tipología muy perceptible: había dos teatros antiguos adaptados, el Variedades y el Guerrero; dos cines modernos, el Reforma y el Coliseo; y dos más económicos, un poco más alejados del zócalo, que eran el Constantino (conocido también como “El Piojito”) y el Colonial, que por cierto es el único que sobrevive como cine para adultos.

“La diversión de antes, aquí en Puebla, era nada más andar aquí en el Zócalo, dando sus vueltas, paseándose… y los cines”, es el testimonio con el que comienza el documental “Entre piojo y terciopelo”.

El cortometraje se estructura a partir de las entrevistas realizadas a personas mayores de sesenta años, en un ejercicio de recuperación de la memoria. Así como se mencionan los nombres de algunas películas, actores y géneros cinematográficos, la fluidez de los testimonios también permite la reconstrucción de las salas tanto en su exterior como interior, manifestado en las delimitaciones espaciales y determinado por el costo de los boletos (luneta, balcón y galería), en el impacto que producía la tecnología de las salas modernas, en las ambientaciones y sonoridades, en los olores y sabores, en la convivencia familiar dentro y afuera de las salas, incluyendo el consumo de alimentos, y en la colectividad que se formaba dentro de ellas, sobretodo en la zona conocida como “gayola”. Es la experiencia lejana del cine como espacio público, la que provoca la sonrisa de los entrevistados al recordar su niñez y juventud en estas salas.

Sobre la historia del cine en Puebla, hay publicaciones como la de Isaac Wolfson, “Dos cines en la vida de Puebla en el siglo XX”, donde se aborda la historia de los cines Variedades y Coliseo, y el trabajo de Natalia Téllez, con una tesis referente a la producción de películas como a los aspectos relacionados con la proyección y el impacto cultural en el estado de Puebla. De esta última investigación, surgió la idea original de “Entre piojo y terciopelo”, proyecto realizado en el 2009 entre cineastas, lingüistas, antropólogos y arquitectos, disponible de manera gratuita en internet.

adna0909@hotmail.com

christian.e.delatorre@gmail.com