Espacio Público

Programa Integral Urbano Social (parte 2 de 3)

El Programa Integral Urbano Social (PIUS), realizado en el periodo 2011-2012por la Secretaria de Desarrollo Social y Participación Ciudadana del municipio de Puebla, tuvo como principal intención la construcción de ciudad a través del involucramiento de la población a corto, mediano y largo plazo. Además del desarrollo y fortalecimiento comunitario, la apropiación de los diagnósticos y proyectos, así como el seguimiento por parte de la comunidad.

Algunas de las conclusiones fueron: 1) Es de vital importancia la elaboración de propuestas alternativas para el desarrollo social, 2) Que estas no deben plantearse únicamente por los gobiernos estatales y municipales, 3) Que la población debe organizarse mejor para realizar proyectos e iniciativas, 4) Que la creatividad y la interdisciplinariedad deben permear a los programas en tres vertientes: a nivel urbano, arquitectónico y social, 5) Deben interrelacionarse los aspectos sociales con los urbanos y arquitectónicos, ya que a través de esta experiencia es posible una nueva manera de hacer ciudad, de proyectar y gestionarla.

Con esta estrategia, podemos afirmar que toda acción realizada por la comunidad debe dejar atrás las acciones con fines partidistas y electorales, para que se establezca un cambio en la manera de abordar la pobreza que aqueja a nuestro país y dar un giro a la promoción social con el fin de mejorar el entorno.

Entre las principales temáticas que la población planteó como acciones prioritarias está la intervención del espacio público, por lo cual es indispensable que se realicen estudios en relación al mismo, así como promover nuevas alternativas para su mejoramiento, en donde no solo los presupuestos federales municipales y estatales hablen del rescate de plazas y canchas, incluso redefinir lo que se considera espacio público en la ciudad (Hernández, 2009), y buscar nuevas alternativas de financiamiento en donde la participación ciudadana haga posible proyectos donde no sean necesarias inversiones millonarias.

El único riesgo que existe es que los programas o iniciativas, como la desarrollada anteriormente, no se ejerzan a largo plazo por el factor “administraciones en turno”, por lo que es necesario que la población y las universidades tomen un papel activo, constante y preponderante.

La próxima semana hablaremos del concurso universitario de Diseño Participativo realizado en el 2012 y de cómo algunos de esos proyectos continuaron de manera independiente en algunos barrios y colonias de la ciudad de Puebla.

adna0909@hotmail.com

christian.e.delatorre@gmail.com