Espacio Público

¿Despoblamiento del Centro Histórico de la ciudad de Puebla?

En las casi 400 manzanas de la zona de monumentos históricos de la ciudad de Puebla viven 39 mil personas en 11 mil hogares, lo que representa menos del 3% del total de la población municipal en una superficie mayor al 1% del territorio de la ciudad. Observando las cifras anteriores, destaca la situación de que el porcentaje de habitantes sobrepase por dos décimos al del territorio, tomando en cuenta que la preocupación de funcionarios públicos e investigadores prioriza el tema del despoblamiento del Centro Histórico.

A partir de estadísticas históricas, y también de la observación, es innegable que existen diversas condiciones, que van desde el deterioro físico de los inmuebles hasta otras relacionadas con la economía y la inseguridad, que influyen en la disminución de la población de un lugar. Pero también a partir de la observación, y de caminar más allá del primer cuadro de la ciudad, podemos descubrir que en los barrios antiguos permanecen lazos de comunidad y solidaridad, como si el tiempo se hubiera detenido, ocupando la calle como espacio de convivencia.

¿Cómo explicar un proceso de despoblamiento si en una calle encuentras a más de veinte niños jugando canicas por la tarde?, ¿Existe desarraigo y pérdida del patrimonio cultural cuando un niño del Barrio del Refugio te pregunta si irás a la procesión al santuario de San Miguel del Milagro?

El binomio de poblamiento-despoblamiento responde a una valoración cuantitativa, basada en criterios estadísticos y de densidades. La cuestión no es solo “atraer” nueva población al Centro Histórico, sino considerar a quienes viven ahí, a los que tomaron la decisión de permanecer por una necesidad económica o de herencia, incluso si es una situación determinada por el arraigo a una ciudad, al barrio o una calle.

El desconocimiento, el miedo y la generalización pueden llevarnos a proponer estrategias en vías de gentrificación, realizadas para aumentar las estadísticas de población y el comercio de vivienda. Aparte de caer en una propuesta carente de análisis, y hasta de metodología, se puede volver un proceso discriminatorio e injusto, que borrará la historicidad de esos lugares, donde los lazos comunitarios han hecho posible que perdure el patrimonio cultural.

adna0909@hotmail.com