Confiar en los niños, que opinen los niños

La construcción de una mejor ciudadanía trasciende la opinión y la consulta. Para tener mejores ciudadanos, capaces de implicarse de una forma más comprometida y participativa en la construcción de una ciudad que busca trascender y modernizarse; es necesario que nos propongamos educar desde y para la democracia, y qué mejor que hacerlo desde pequeños.

El primer ejercicio de Presupuesto Participativo Infantil y Juvenil de Guadalajara será el único en su tipo en todo el país. Nunca antes un gobierno le había preguntado a sus niños y jóvenes, en qué gastarían el dinero de la ciudad y en qué cosas lo invertirían. Guadalajara decidió que es importante preguntarle a todos sus niños y jóvenes de primaria y secundaria, porque cuando un niño opina sobre lo que vive cotidianamente y lo que le gustaría tener en su espacio y su ciudad, está manifestando parte de sus sueños y de su sentido de bienestar. Confiar en los niños y jóvenes vale la pena porque son ellos quienes usan el espacio público y lo llenan de amor, de sonrisas y de experiencias de juego.

Gracias a la participación y el compromiso del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco, durante los días 26, 27 y 28 de noviembre los niños y los jóvenes de Guadalajara votarán en urnas electrónicas para opinar sobre las cosas que harían, lo que mejorarían y lo que construirían en tres espacios de vida cotidiana que les son representativos: su escuela, su colonia y su ciudad. El debate sobre las preguntas que se deberán de hacer, fue realizado en varias sesiones de trabajo, con el grupo de niños y niñas que conforman el Cabildo Infantil de Guadalajara, considerándolo como órgano representativo y deliberador. Las preguntas, que los mismos niños diseñaron, se concentran en sus intereses, en sus necesidades y en lo que, bajo su perspectiva, son las prioridades en torno a las cuales Guadalajara debería de invertir su presupuesto.

Los niños poseen una visión e implicación democrática muy sólida. La forma en la que ven a su ciudad muestra su preocupación y su compromiso por aportar en la construcción de una ciudad con más esperanza, con mejores ilusiones y con mayor seguridad para todos. Es por ello que confiar en su opinión significa darle trascendencia a sus necesidades y aspiraciones democráticas.

Los resultados de la jornada serán, sin duda, interesantes. Pero más allá de ello, la voluntad de lograr que su opinión se haga realidad y se visualice en cosas tangibles es real y muy comprometida. Confiar en lo que digan los niños es el primer paso para lograr una ciudadanía más responsable, comprometida y corresponsable con la ciudad.