El desmenuzadero

Las redes sociales son el cuarto poder

La red social es némesis del oficialismo, o si no, ¿porqué Valor por Tamaulipas tiene credibilidad?.

México, mi país, desde toda su historia ha sido sometido al paternalismo, desde la conquista hasta la figura de ‘papá gobierno’.

Cultura, información y educación oficialista para un país cansado de 100 años de guerras. 

La información pública es el valor más importante para una comunidad, donde una idea mal puesta desestabiliza el control y atenta contra el poder. 

Se puede negociar con un “testigo protegido”, pero con un tuitero no.

Esa es gente que no tiene nada que hacer, dijo Federico Doring alguna vez. Javier Duarte los llamó “terroristas” en su ley recién derogada. 

Según datos del Instituto nacional de Geografía y Estadística, para 2012 había 40.9 millones de usuarios de internet. El 59.7% lo utilizan para comunicación.

¿Entonces estos son los peligrosos?. 

Porque la red social huele a D1, a #YoSoy132, o Trending Topic Worldwide de #EPNvsInternet y #Telecom. 

De alguna manera, sin que parezca descabellado el efecto de las redes sociales son el émulo del fenómeno provocado de la Ilustración.

Entonces son el nuevo ‘cuarto poder’. 

Pero un tamaulipeco común y corriente podría preguntar a los senadores que debaten como pasar la Ley de Telecomunicaciones sin mutilar la parte de la regulación al internet,

¿Qué cree usted que habría hecho la gente de Tampico, Madero y Altamira sin redes sociales del sábado cinco de abril al martes ocho y sin autoridad?. 

Para Tamaulipas, Twitter y Facebook son clave morse en tiempos de guerra. 

Pero los oficialistas aseguran que “son mensajes que solo buscan separar y dañar la imagen de una ciudad”.

Tal vez esperan que después de una balacera quien presencie suba una postal del Puente Tampico y su bello atardecer y entonces es subversivo quien ‘sube’ a la red fotos de la feria y la playa semivacías, porque atenta contra la tranquilidad y las buenas costumbres.

La esperanza es que el que quien se animó a venir confundiera un disparo con un mofle roto.No señores, ser unidos no significa sonreír para la foto y decir “aquí todo está bien”.

Si el ciudadano se siente solo, se siente cansado, se expresa, marcha, llora, vela y entierra a sus hijos, alguien no está haciendo bien su chamba. No todo debe desacreditarse. Seguirá la batalla entre tuits, balas, fotos alegres y buenas cifras.