El desmenuzadero

Sí quieren robarse nuestros niños

Tomo textual lo que escribió en su cuenta de Facebook el secretario del ayuntamiento de Tampico sobre los rumores de secuestros de niños:

“Van a empezar a oír que se roban niños, que hay secuestros, que andan vacunando para transmitir enfermedades. Lo envían en varias ciudades cada año, en audio y publicaciones en las redes para que la gente no asista a las fiestas del Carnaval o una feria. Muy respetable esa opinión, pero no debe hacerse con mentiras a costa de la tranquilidad de los demás”.

Juan Carlos Ley Fong es un gran abogado y una buena persona, pero se equivocó..

¿Tardaron tanto de Tampico en responder sobre la alerta de robo de menores, para eso?

Y luego minimizar con que todo es “desestabilización” a su carnaval, (pejestyle).

Es evidente que los políticos e instituciones adolecen de asesoría para una respuesta rápida y efectiva.

A alguien se le ocurre “que salga Juan”, y sale Juan.

Rememora al alcalde Gustavo Torres en abril de 2014 cuando dijo que las balaceras que habían dejado 14 muertos eran solo entre grupos criminales y días después cayeron las primeras víctimas del fuego cruzado.

Problema; ¿No investigaron o lo ocultan?

No voy con dolo, yo era escéptico al igual que el señor Ley Fong, hasta que una mujer me interrumpió, hace unos días: “es cierto, a mi hija se la intentaron llevar”.

Un grupo de sujetos encapuchados quiso llevársela fuera de su casa.

¿Ahora yo intento desestabilizar el carnaval? ¿la señora también?

Entiendo que los rumores crean eso que erróneamente llamamos ‘psicosis’, y la autoridad debe transmitir calma, pero sus respuestas - políticos y autoridad- no calman nada porque no tienen credibilidad.

Yo tampoco creo que me vayan a ligar en el antro para sacarme el riñón, o que vendrá el asesino que cita en el espejo ‘bienvenido al mundo del Sida’; ni siquiera a la gran empresa mexicana de robo de órganos infantiles; lo que sí creo es que donde no hay policías, hay delincuencia... de toda magnitud.

Documentadas están las víctimas de secuestro; la escuela emitió una alerta por secuestros; que asaltan los comercios; que atacan y violan mujeres; que hay taxistas ladrones, y taxistas víctimas. Y el crimen organizado.

Lo peor, hay un gobierno que se le hace caro el gasto en seguridad y regatea el convenio con polimilitares y los salarios de los policías.

Más caro lo que pagan y sirven a políticos y burócratas.

La ciudadanía necesita otras respuestas.