El desmenuzadero

“La libertad cuesta muy cara” José Martí

La Organización de las Naciones Unidas recomienda que, como óptimo en seguridad, exista un policía por cada 357 habitantes (2.86 por cada mil).

Hoy ni por asomo esa realidad. Tamaulipas tiene acreditados, según sus últimas cifras oficiales, cerca de dos mil elementos, que son los que andan en las calles. Algo así como un elemento para cada mil 634 (tomando en cuenta el censo del 2010). Y esto es un decir si afirmamos que no siempre están todos activos; unos trabajan y otros descansan, además algunos de estos agentes capacitados, aun no salen a las calles.

De miedo algunas cifras de ciudades importantes del estado, sobre la gente que debe cuidar cada oficial en calle: en Tampico uno para 2 mil 972; en Madero uno para tres mil 949; en Altamira cada agente para siete mil 310; y en Matamoros, uno para cada 12 mil 200.Y nos dicen que hay poco más de mil solicitudes de prospectos (que no significa que sean aptos) en espera de dar con el perfil de ‘gendarme’, y otros dos millares de elementos de las viejas corporaciones, en espera que les devuelvan la placa y regresen a la calles.

Si esto sigue como parece, la corporación podría quedar, según estimaciones, en cuatro mil elementos, algo así como un ‘poli’ por cada 817 pobladores.Entonces quisiera saber a quién le rezaron para fijarse como meta, la de tener, solo para la zona conurbada, dos mil 400 agentes de seguridad pública, que daría un óptimo 296 promedio por elemento (según el diputado líder del PRI, Ramiro Ramos). Entonces el objetivo estatal sería de un cuerpo policial de más de 10 mil.

Hay que reconocer que la convocatoria es muy débil, porque aunque prometen un salario homologado a una media nacional, los jóvenes no quieren ser policías y los foráneos no quieren venir a cuidar tamaulipecos. Esa es la verdad.Entonces como dijo el señor diputado, tendremos que seguir solicitando los servicios de nuestras heroicas fuerzas federales, que aunque tampoco son suficientes, pero intimidan de cierto modo la delincuencia (porque su misión sabemos, no es precisamente atender delitos de fuero común sino delincuencia organizada).La meta del gobierno está bastante dura y su oferta deberá ser más atractiva, y es evidente que necesitan una mejor asesoría en seguridad, luego estrategia.