El desmenuzadero

Un gobierno sostenido sobre sus decadentes mercados

Los mercados de Tampico se van a caer, van a lastimar o matar a alguien y entonces, será cuando saquen a los locatarios, mientras, no se ve nada concreto.

Los llamados ya los han hecho los empresarios, las cámaras, los partidos políticos: esos edificios son peligrosos y no atraen a nadie, sin embargo, el temor de lo que se guarda adentro es mucho mayor que el potencial económico y turístico.

Magdalena Peraza en su momento de alcaldesa sacó las manos por las presiones que vio venir… y con el dinero de la federación de las manos.

El hoy alcalde, Gustavo Torres mandó un mensaje claro con el cambio de la administración y la búsqueda en los movimientos financieros, un ‘calambre’ y un pretexto más que un argumento para buscar un acuerdo político, pero la contestación fue aún más dura: o se cambia la postura oficial o se cierra el mercado y se bloquea  paraliza, otra vez, el centro Histórico de Tampico.

Las pasadas protestas provocaron, según las cifras que maneja la Canaco, pérdidas de más de 10 millones de pesos, por eso esta misma cámara pide nuevamente rehabilitar ese espacio.

Sobre los viejos y deteriorados inmuebles, esas clónicas favelas tampiqueñas, yace un poder que depende de otro poder, y ese, quien manipula, es el problema.

Y el propio gobernador dejó en claro que la responsabilidad es de la alcaldía, “que haga su chamba”, le mandó a decir.

Al gobierno actual, por servicio público, le hace falta una actitud más severa para poder ordenar su ciudad, y por oficio político le urge dejar una obra propia, no heredada, que marque su administración.

Si no seguirá dependiendo de los tiempos de arriba, del proyecto Fashion mall y sus 3 mil empleos o de que se logre el hotel de la Laguna del Carpintero de Tampico, del que apenas se hizo el anuncio por la secretaria de Desarrollo Económico de Tamaulipas, Mónica González y tuvo las primeras reacciones en internet, las mismas que le tumbaron el proyecto del Parque Ecológico y la Casa de la Tierra.

Magda dedicó su gobierno a esos mercados y la gente la recuerda por fiestera.

La imagen del gobierno actual está en los cimientos decadentes.

En voz del magnate Donald Trump “siempre va a haber oposición cuando se quiere hacer algo grande… Hago muchas cosas que provocan controversia. Pero cuando la gente las ve, las ama”.