El desmenuzadero

La educación según “ya sabes quién”

Del pasado debate entre seis periodistas y colaboradores de MILENIO y el candidato de MORENA a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, me quedo con un tema: educación.

Es cierto que el conflicto que vive México, más allá de un tema económico y social, es cultural, identitario.

La propuesta de que todo los chicos entren a la universidad es ambicioso y esperanzador, sin embargo, el problema de la educación llega desde la educación básica, donde las cosas sufren una profunda crisis que se antoja en ciertos momentos complicadísima, por no decir imposible.

¿Cuánto necesitará el gobierno de AMLO (si ganara) poder construir el total de aulas necesarias para la demanda de niños en primaria?

¿En un segundo plazo duplicaría ese recurso para doblar ese número de aulas para que los grupos sean de acuerdo a los estándares mundiales, 30 alumnos por maestro y no 50 como actualmente se acostumbra?

¿Cómo educaría a los padres de familia para hacerles saber que las cuotas escolares son porque comúnmente nadie quiere colaborar con el mantenimiento de la escuela, como marca los reglamentos escolares?

Actualmente los gobiernos anuncian planes que fracasan constantemente, los ponen en marcha, los difunden en medios, pero no les dan seguimiento, ahí están las Escuelas de Tiempo Completo que no cumple con el pago de maestros extra ni el acondicionamiento de cocina o los insumos de esta.

Otro ha sido el de Salud Escolar o comida chatarra o la contratación de equipos de psicólogos para la prevención de problemas escolares. Ni pensar en la Escuela Incluyente, que solo se pone en marcha pero no adecuan las instalaciones ni capacitan a los maestros para ello.

Luego, y subrayado, el sistema académico, que sin bien ha buscado actualizarse, no logra encajar en los procesos y peor aún, el propio “sistema” obliga a los maestros a no reprobar porque por encargo, deben elevarse los estándares de educación en base a calificaciones.

Este es un tema que no debe ser exclusivo de AMLO, sino de los demás candidatos, y gane quien gane, se debe contemplar que la Reforma Educativa debe ser modificada o cambiada, más allá del argumento de evitar que sea un enjuiciamiento a los maestros o el posicionamiento sindical, sino que hay una tema de fondo, no de forma, en cómo preparar a las nuevas generaciones.