El desmenuzadero

Un des… el Centro Histórico de Tampico


A Magdalena Peraza le faltó valor y decisión para ordenar algunas áreas sin control del Centro Histórico de Tampico.

Por eso fracasaron sus proyectos, principalmente el tema del mercado que se quedó con dinero federal en ventanilla  y los de transporte urbano.

La ex alcaldesa de Tampico no quiso afrontar un costo político, mayor que el que, sabía, recibiría por la estructura priista por haber sentido un poco de afecto panista.

No ordenar áreas con cotos de poder, le valió no elevar la plusvalía y el interés de la principal zona de la ciudad, también la más abandonada.

Por eso también fracaso la intención de detonar la venta y renta de edificios históricos del centro.

¿Quién quiere ir a una zona comercial fea, derrumbada y que aparte es un desmadre vial?

Ese mensaje debe entender el ahora alcalde.

Si el proyecto que inició Gustavo Torres para hermosear el Centro Histórico de Tampico va en serio, necesitará mucho más que adoquinar e iluminar.

Realmente es ambicioso: crear sistema de ciclopista, banquetas nuevas y limpias, iluminación en mayor dimensión del centro, no solo en el primer cuadro, un circuito turístico hasta la laguna del carintero y una nueva peatonal que ayude a los 300 metros de la Díaz Mirón.

Todo esto sin duda beneficiará al comercio y a las familias tampiqueñas, pero no será suficiente.

Si quiere hacer del Centro Histórico de Tampico y su zona comercial un área fuerte, debe sacar al transporte público de sus calles principales.

No es concebible el tipo de embotellamientos que se forman en su circuito principal, menos aún la decena de rampas que flanquean los edificios en el primer y segundo cuadro.

Éstas podrían ampliar el radio comercial si se extienden a la periferia, y reviviría la zona cercana al Canal de la Cortadura, otro proyecto municipal.

Luego la remodelación de esos mercados municipales, temido por los alcaldes por sus grupos casi inamovibles y que pretende sacar a cincelazos en la losa.

El mandatario tiene que enfrentarse a costos políticos, de grupos, si quiere detonar el centro y atraerle inversión.

El tercer punto será el ambulantaje, no  tan grave como hace una década, luego la seguridad adecuada.

Debe entender que, hoy, el Centro Histórico de Tampico no es atractivo ni siquiera para el tampiqueño y así, tampoco lo será para el turismo. 


Twitter: @erikvargas  e-mail: erik.vargas@milenio.com