El desmenuzadero

Los otros culpables en la muerte por bullying

A nadie le gusta el “hubiera” porque sabe a verdad, deja ver los errores.Murió un niño. Tragedia en solo decirlo. Mis reservas en si es ‘bullying’, ya que acoso escolar (que no nació con el término extranjero) se define como un hostigamiento que termina en agresión verbal, psicológica o física y reiterado.Aquí parece que los muchachos, homicidas y víctima, eran amigos. Vamos al hubiera.

¿Qué hubiera pasado si los chicos hubieran atendido el llamado de la maestra Denise Serna Muñiz?. ¿Qué habría pasado si ella hubiera sido enérgica, incluyendo un tremendo jalón de patilla como hicieran otroras maestros del sistema educativo público?.

¿Qué hubiera pasado si maestro, directivos y padres de familia hubieran atendido el programa antibullying de la tan ignorada y minimizada Comisión de Derechos Humanos?.La maestra y todos los implicados, son responsables, sí, por no intervenir como manda el reglamento, entonces son infractores con consecuencias y tienen que pagar. Los niños, aparentemente, no entendieron el grado de peligrosidad de sus acciones, entonces son homicidas. Cargarán toda su vida con ello.¿Son los únicos responsables?, porque lo más fácil es señalar a la maestra, crucificarla.A mí en lo personal me quedan al menos un hubiera.

¿Qué hubiera pasado si en México se cumplieran las disposiciones mundiales de educación que dictan que un grupo debe tener 25 alumnos.Según estadísticas de la OCDE, tenemos 28 alumnos por cada profesor, en teoría, si recordamos el gran número de ‘profes’ en comisión. Solo falta visitar un salón de clases de secundaria para verificar que cada grupo tiene más de 40 chavos.La Secretaría de Educación en Tamaulipas lo sabe, la SEP también, por eso no descalifican a la maestra.

Un maestro está superado, pedagógicamente. No están capacitados para atender a una generación que crece expuesta día a día a mensajes violentos, sexistas y faltos de respeto y autoridad, con padres cada vez más ajenos. Con menor inocencia. La violencia tiene su cuna en casa.El maestro es también temeroso y alertado de que una acción opresiva atraiga una nueva queja por abuso a Derechos Humanos, y más si como ahora, el sindicato se deslinda. Tampoco hay capacidad en psicología ni siquiera en personal, vaya.Los discursos anti acoso escolar fracasaron, y me resisto a creer que es solo una maestra quien tiene la responsabilidad aun dentro de las aulas. ¿Qué ‘hubiera’ tiene usted?