El desmenuzadero

Y ahora cualquiera puede ser candidato indie

Quien quiera creer que el Bronco es un independiente, que navegue en su ignominia. El gobernador electo de Nuevo León puede pasar a la historia como un gobernador con característica ciudadana, pero no será un gobernador independiente, sólo asumió la herramienta política de la candidatura con esa etiqueta.

Me traslado a lo que en la industria de la música se llama indie, un movimiento de artistas que se aleja del sistema de control de las grandes empresas discográficas para producirse ellos mismos o con nuevas empresas, que al paso de los años crecen y se incorporan al sistema.

Sin embargo este escrito no habla del Bronco, sobre él, el tiempo desmenuzará su trabajo, no yo, a mi me interesan los efectos.

¿Qué pasó con la industria indie? Se hizo una moda. Todos eran indie, todos odiaban el sistema. Todos se separaron, y casi nadie fue indie.

Con la broncomanía veo una tendencia, una etiqueta, un eslogan, mercadotecnia política pura que pretende envolver al voto volátil, al que se dice en los últimos minutos, el analizado, el que a veces marca la diferencia.

Y algunos priistas como el Bronco, o panistas o perredistas o de los pequeños partidos, buscarán ser atractivos al electorado.

O ¿porqué no existe efecto Kumamoto? Simple, no es un producto mercadológico.

El Bronco asume en su estilo algo muy similar a lo que ayudó a Vicente Fox a llegar a la Presidencia de la República  en el 2000: un sistema colaborativo, un partido del poder débil, una propuesta de imagen (que incluye lenguaje) muy popular y que empatizó con el pueblo, con los ávidos de un hombre como nosotros los de a pie que al último resultó no serlo, y un pueblo vulnerable.

Finalmente Don Jaime Rodríguez podrá marcar la diferencia y asumir el riesgo de oposición, lo cual no parece, e insisto, el tiempo definirá, lo que preocupa es que vendrá una oleada de independientes advenedizos, absurdos, burdos, falsos, oportunistas, a acabar con esa oportunidad y recurso ciudadano, que tanto costó y que amenaza con denigrarse, así, rapidito.

ESCUPIDERO

La huasteca está hirviendo por la delincuencia organizada. Se llevan a padres, hijos, hermanos, frente a sus familias. La zona rural es tierra de nadie y de cualquiera. Las desapariciones y asesinatos se acumulan mientras los políticos y burócratas veracruzanos y tamaulipecos se toman fotos y firman pactos... y luego insisten en echarse la bolita de ver quién está peor. Pero el crimen no tiene fronteras.