El desmenuzadero

Xantolo, Día de los muertos y desaparecidos

Xantolo es una de las tradiciones mexicanas más importantes, es vínculo entre la cultura, la tradición, la creencia y en tiempos de guerra, de la realidad.

El ser humano por historia ha intentado sensibilizarse con la muerte, la humanizó del género de la palabra al género del sexo, la poetizó, le creó una religión.

Es reverencia, cántico y sonrisa para lo inevitable, para el verdadero temor del ser humano, y por eso es, más allá de toda inflexión, un momento de reflexión y nostalgia.

La música alegre, la comida rica, el baile multitudinario y la máscara que engaña, la puerta a la tierra de los muertos es la armonía de la vida y la muerte, el reto al miedo.

Esta es cultura arraigada de la huasteca, es fiesta pero en cuestiones de dolor, de terror e impotencia, es también un reclamo.

El conteo de muertos dedicado a la Guerra de Calderón aseguraba una cifra superior a 60 mil víctimas de las afrentas de grupos criminales entre ellos o contra autoridades; se estima que el registro la Guerra de Peña Nieto debe ser en un porcentaje similar.

Esa cifra muertos del crimen organizado junta un municipio mediano de cualquier estado en Ultratumba, o varios municipios chicos; muchos de esos hombres, mujeres y niños son parte de los altares, de los cantos, de las máscaras, de las ofrendas y de las lágrimas del Xantolo.

Pero la fiesta de día de muertos apetece la convivencia con la muerte y nuestros muertos, sin embargo, hay casi 30 mil desaparecidos que en la mayoría, no están dentro de los altares, no tienen café, pan o un cigarro de ofrenda, porque la muerte tarda mucho en llevarse la esperanza.

Según el Registro Nacional de datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas de la Procuraduría General de la República, de 2011 hasta agosto de 2014, se tienen contabilizados 22 mil 322 desaparecidos en México.

Tamaulipas es cabeza del top con 4875 personas sin encontrar, el segundo es Jalisco, con la mitad, 2113 y luego Estado de México con 1554.

Los otros estados de la huasteca también tienen lo suyo: en el 12 está Puebla con 692, Veracruz es 13 con 500, Hidalgo con 305 en el 16. San Luis Potosí casi al final con 52. Así la cifra oficial.

Muchos seguramente ya son parte de la fiesta, pero otros tanto, la mayoría, por más desahuciada que esté la esperanza, son un golpe en la mesa.

Twitter: @erikvargas e.mail: erik.vargas@milenio.com