El desmenuzadero

Tampico y Pánuco, lejos de ser capital de la huasteca

Tampico ya no es la capital de la huasteca.Su potencial como sede de la región fue un impulso del porfirismo, así lo dicen referentes como el puerto, su Aduana, apoyado por una escollera en la convergencia del río Pánuco y el Golfo de México; además el Centro Histórico y su promoción. A eso le llamaron la época de oro.

En esos tiempos fue común que la gente de Aldama o Mante al norte; que Ciudad Valles o Pánuco al suroeste; o que Tampico Alto, Naranjos, o Incluso Tuxpan y Poza Rica, al sur, buscaran a Tampico como “la casa grande”. Pero ese auge terminó hace mucho, primero con la finca del sindicato petrolero en Madero, que aceleró el crecimiento urbano hacia el norte y la posteriormente industrialización de Altamira, pero sobre todo, porque adormeció en su época dorada.El puerto comercial no era un suficiente incentivo, y debió buscar la modernización de sus servicios y convertirse en atractivo de la inversión privada en rubros como el turismo. No fue así.

¿Qué ofrece Tampico?: Un Centro Histórico que se cae a pedazos y contrariamente, aumenta su menú de edificios abandonados; una laguna del Carpintero mutilada y subvalorada; pero sobre todo, poca o nula visión de quienes pisan cada tres años el bello Palacio de calle Colón, de una ciudad rica en historia.¿La muestra?. Nadie invierte y políticamente no significa mucho para Tamaulipas (los cotos de poder surgen en el norte y el centro del estado).

Al otro lado del río Pánuco, su municipio homónimo, el segundo ayuntamiento de América, erigido hace 491 años, y qué, pese a ser políticamente la sede del norte, es también digna representante de ser el bache más hondo de Veracruz.Pánuco representa no solo el estancamiento de su sociedad, sino el celo interestatal Tamaulipas-Veracruz. Ahí se “achicó” al crecimiento que por los dos flancos tuvo, en historia Tampico, y hoy, Tuxpan.Por ello su más lejana colonia, El Moralillo, buscó alguna vez no solo la independencia como municipio de Tamós, si no que en algún momento haya buscado integrarse a Tampico.

Por otra parte, Tamós, es una ignominiosa cuna del huapango sin algo que le diga a su gente, que ahí los españoles y nativos fusionaron música, baile y cultura, y Pánuco carece de un festival.Entonces Hernán Cortés erró al ver cualidades geográficas en los márgenes del río Pánuco, contrario al exitoso puerto de Veracruz.Pues bueno, Tuxpan y Poza Rica tienen todo para ser capital de la huasteca.