El desmenuzadero

¿Quitar al Presidente mejorará a México?

¿Quitar a Peña Nieto mejorará la situación?

La marcha de los 43 me deja dos mensajes: el pueblo tiene la intención de reaccionar ante la violencia y el contagio de las instituciones; el virus político puede impregnarse y boicotear cualquier intento.

La quema del muñeco del Presidente Enrique Peña Nieto dimensiona en cierta parte un error: se responsabiliza de la tragedia a un solo hombre.

La violencia que vive México es la cosecha de la desatención y la caída en la moral ciudadana, de la poca colectividad y la mentalidad ‘chingativa’, de la corrupción, y sí, de gobiernos que se han aprovechado de la Ley de Herodes.

El sistema está descompuesto, y el sistema no tiene nombre, así como Peña Nieto es cabeza de ese sistema caído, lo fue Vicente Fox y Felipe Calderón por el PAN, y en la tragedia Ayotzinapa ni recordar Guerrero está de la mano del PRD.

¿y Si se va el Presidente las policías, los Congresos, los municipios, los estados, los servicios públicos… la instituciones vaya, dejarán de estar infiltradas por los grupos criminales?.

El crimen organizado tiene aliados más allá de la ambición; la pobreza, la marginación, el desempleo, el salario mínimo.

Mientras una persona deba decidir si hoy come bien o manda a la escuela a su hijo, los grupos delincuenciales tendrán sobre aceptación de su bolsa de trabajo.

También los valores carcomidos.

¿Si se va el ciudadano dejará de sobornar para evitar un trámite o estacionarse en un cajón de discapacitados?

¿dejaremos de chingarnos entre nosotros?

El empleo bien pagado y valores bien cuidados, castigados, ayudarían mucho, luego tendrá que reforzarse las instituciones para evitar la corrupción y el abuso de poder, aquí doy un ejemplo:

Un hombre en Altamira buscó ayuda por el robo de su bicicleta, lo denunció y consiguió que autoridades le robaran su vehículo, lo encarcelaran y al final perdiera un hermano, que asegura, fue una represalia.

Para él pasaron cuatro muy malos años tocando todas las puertas a donde lo han mandado y viendo nuevas caras, y aun no recupera su auto, ni el cuerpo de su consanguíneo. Es nombre en tantas denuncias pero sigue creyendo en las instituciones.

Los mexicanos están esperanzados a que eso pase, que de repente su sistema funcione, lejos de mordidas y corruptelas, que la autoridad cuide, que las instituciones reaccionen.

Muchos dudan de sus autoridades, pero el real peligro es dejar de creer en sus leyes.


Twitter: @erikvargas e-mail: erik.vargas@milenio.com