El desmenuzadero

Operativo “Doña Eva”


Doña Eva es uno de esos estandartes que no deben existir. Es el niño que no debe caer en el pozo.Su muerte en manos de un conductor, al que le terminó mal la fiesta, hoy es un pretexto para que quienes siempre debieron poner atención, luzcan bien en los medios. En casa de doña Eva la realidad es muy distinta.

Antes de que finalizara el año, Milenio Tamaulipas emprendió la misión de encarar a las autoridades para que los operativos viales, incluyendo sobre todo el de alcoholemia, fueran permanentes. Pero ellos dijeron “a ver qué”, que tenían que ponerse de acuerdo.

No es un problema local, los operativos de Jalisco, el Distrito Federal o Monterrey, por ejemplo, son muestra del desentendimiento social a las reglas y de la necesidad de mano dura.Pareciera que los riesgos fueran exclusivos de Semana Santa, verano o la temporada “Guadalupe-Reyes”.

Y sí, en respuesta a su respuesta, la sociedad no acatamos las reglas, así es, y por eso la autoridad debe llevar a la calle a gente incorruptible, y si no lo es, vigilarla, pero ninguna de las dos pasa.Esa avenida, la Hidalgo, donde quedó tirada junto al bote que nunca completó sus aguinaldos, es una autopista por la noche por falta de vigilancia.¿En serio tenía que morir doña Eva para que en un par de días armaran operativos exprés; para que detectaran un promedio del 30% en resultados positivos de conductores alcoholizados; para que a los regidores se les quitara ‘el miedo’ a salir a vigilar?.

Y en el caso de Reynosa algo similar, ¿tenían que morir cinco jovencitos para qué se dieran cuenta de la importancia de los puentes peatonales?Porqué esa es otra realidad.

Recuerdo que en Tampico, la ex presidenta Magda Peraza me contestó: “¿para qué si la gente no los usa?”.La maestra tenía en parte razón, pero  esa es su chamba. Y si la gente no los usa, pongan barreras; y si no los usa, pongan vigilancia. Para eso se les paga y muy bien.

No es tan difícil, lo hicieron en un par de días.Es cierto que la mayoría de los agentes viales salen con otra intención a las calles, no por nada la fama de mordelones, pero hay que paliar con ello y con la gente, de la mano de las organizaciones, la sociedad, de los levantamanos. Y será más complicado ahora que los agentes viales irán a pruebas de control y confianza.Mientras tanto, al inicio de semana habrá resultados y las autoridades  se levantarán el cuello, pero de alguna manera, la gestión fue de doña Eva.