El desmenuzadero

Migrantes priistas, acompáñenme a leer esta triste historia

Ser priista en estos momentos debe ser algo intenso, imagino, una confrontación emocional y moral por serlo o no, algo así como cuando pierde el América y no se ven playeras en la calle, ni posts en Facebook, ni nada (perdón amigos americanistas, solo fue un ejemplo).

De hecho, sin que una cosa parezca que me lleva a otra, abunda el priismo de clóset, y no es para menos, el escarnio está en niveles altos con esa selección de la corrupción uniformada de priismo (nuevo y viejo), donde, sí señores, su estrella, su politicstar, es JaviDú.

Esto, ha generado un nuevo efecto de migración política.

Durante las tres últimas décadas del siglo pasado, muchos partidos, principalmente de izquierda, y muchos locales en los estados, crecieron a costas de la migración política, de los inconformes por el manejo del partido, las decisiones, las designaciones, o porque no agarraban huesito.

Y los partidos, ávidos de mantener el registro, pues los admiten; soñadores de crecer y necesitados de personajes, les dan candidaturas.

Y por eso en todos los partidos hay mucho pasado priista.

En esa lapso, para evitar la migración, los rojos crearon el Partido Verde Ecologista Revolucionario Institucional, pero ya no es suficiente, esta nació con el estigma.

Entonces el último transbordador para la resurrección política, es MORENA.

Así ha sido a lo largo y ancho del país, donde el ente creado por Andrés Manuel López Obrador, crece como el monstruo Frankenstein.

El caso en Tamaulipas, es curioso. En el estado norteño la política es manca del lado izquierdo. El PRD es un artilugio alimentado del priismo y dirigido por una tribu de 3; Movimiento Ciudadano está en manos de un expriista ex panista y lo que caiga. Y ya.

En lo que va del año, una tendencia han sido los anuncios de salidas de priistas, algunos de renombre, junto con rumores liberados de acercamientos para convertirse en Amlovers, sin embargo, los priistas son politicstars, y quieren ser protagonistas, si no, para qué dejar el PRI, que aunque sucio, es rentable, pero MORENA no les ha garantizó nada (o no les dio), y muchos mejor se regresan, o tocarán otras puertas.

No sé cuántos Amlovers tamaulipecos nacerán, o serán candidatos, pero ese partido será protagonista.

Pero me siento triste por esos políticos en pena, qué sad, para La Rosa de Guadalupe.