La nota breve

De blancas ovejas y gestores que exigen su café gratis

Una nueva es que en la Quinta Audiencia para la creación de la Ley de Cultura que se realizó el viernes pasado en el Instituto Cultural Cabañas (ICC), hubo una especie de manifestacioncita de creativos convocados por Abarrotera Mexicana, esto se debe a que ya desde el martes pasado el colectivo realizó en LARVA una sesión para debatir la Ley de Cultura aparte, con un discurso en el que señalan que ha habido poca transparencia en el proceso, cuando lo más sano y si no hay afán de protagonismo o mano negra sería que ellos fortalecieran la promoción de la iniciativa que ya realizan CECA y el Congreso del Estado. 

En entrevista, Rafael Paredes, representante de ese colectivo, dijo estar interesado solo en reunir al mayor número posible de personas, sin importar si están informadas o no, tienen solvencia ética (entre quienes estaban en la reunión se podía identificar a “gestores culturales” que enrolan a “ingenuos creativos” en proyectos y luego no les pagan, e incluso, exigen café gratis en algunos establecimientos, aludiendo a lo importante que son por dirigir un programa en AM, vaya Usted a creer), en fin. Todos los presentes en sus intervenciones lo único que manifestaron fue estar deseosos de fondos para sus proyectos y de ignorar todo lo relacionado con una nueva Ley de Cultura. Lo preocupante es que quienes dirigían la sesión hablaban como si realmente dicha información fuera la más hermética del planeta, cuando basta con navegar unas dos horas en la web para armarse de los datos básicos en torno al tema. 

Abarrotera Mexicana con el hashtag #abrecultura exige transparencia, el mismo colectivo que en 2015 recibieron cerca de 365 mil pesos a través de CEDAT y de la Dirección de Cultura de Guadalajara, de la cual era titular Ricardo Duarte, provenientes de los tan cuestionados fondos del Programa Nacional para la Prevención del Delito (PRONAPRED) sólo para diseñar una capacitación para crear una radio comunitaria en Santa Cecilia, una radio comunitaria que a la fecha no se sabe si aún funciona y de qué forma. Abarrotera Mexicana así como Talia Zepeda de Radio Centinela y otros creativos y otros colectivos culturales y asociaciones se prestaron en Jalisco para que funcionarios de diversas dependencias municipales del Área Conurbada de Guadalajara justificaran 182 millones de pesos del PRONAPRED con proyectos que lindan en la ficción. 

La pregunta es ¿cómo es que todos esos “artistas” y “creativos” que se han prestado al teje y maneje de recursos como los fondos PRONAPRED siguen ostentando el ajuar de blancas ovejas y exigen “transparencia en procesos” de lo que sea, con ese protagonismo?. A mí me parece que las firmas recabadas en esas reuniones y lo que registren de las mismas les servirá para armar un dossier que les permitirá tal vez concursar de nuevo por más fondos públicos, con cualquier tipo de proyecto.

enrique.vazquez@milenio.com

twitter@enriquevazgdl