Verdad Amarga

Lo que dijo y no dijo Videgaray

Pese a los recientes hechos de violencia registrados en Jalisco, donde el narco derribó un helicóptero militar y mantuvo bloqueos carreteros en la región, el secretario de Hacienda Luis Videgaray aseguró que en México sigue vigente “un estado de derecho que protege a los empleos e inversiones”.

Esta sola frase, aislada y sin contexto pareciera que justifica por sí sola una postura personal o de grupo que puede interpretarse como falaz o dolosa: y así fue manejada por la gran mayoría de los medios, sobre todo por los que desde ese extremo del No-Pensamiento (“el pensamiento único”que abarca a la llamada “izquierda”) se limitaron a reproducir solo esto.Sin embargo, y aunque nos pese, el mensaje en sí estuvo por mucho más lejos que lo que los manes y diaconisas de lo “políticamente correcto” se encargaron de vender. 

En efecto, tras su participación en el en marco del  Foro Económico Mundial, celebrado en las márgenes de la Riviera Maya, lo que el responsable directo de la política fiscal en nuestro país apuntó y pasó de noche para algunos medios fue: “Sin duda tenemos un Estado de Derecho que es el que protege que en México se creen empleos y se generen inversiones.

Es un Estado de Derecho que debe mejorar y lo estamos mejorando a través de reformas estructurales muy importantes, como la reforma en materia de transparencia”. 

Palabras más, palabras menos, reconoció ante sus homólogos y empresarios de otros países de América Latina, que en México resulta “preocupante” el sistema judicial y que “un desafío” que enfrenta es mejorar el Estado de Derecho, y agregó que “México está dentro del agua pero en posición fuerte para nadar, ya estamos nadando” pretextando que a diferencia de la mayoría  los países de la región nuestras exportaciones son primordialmente manufactureras y no de productos básicos.  Al menos hasta aquí, todo iba bien.

Sin embargo, refirió—y esto sí que es criticable—que sí existe el Estado de Derecho y “obviamente hay protección”, justificando en que por eso siguen llegando capitales de todo el mundo, ponderando medidas como la aprobación de la Ley de Transparencia, que no es más que un refrito de lo hecho durante el sexenio foxista, y destacando que la recaudación del IVA creció de 4 por ciento que se tenía cuando inició el sexenio del presidente de Enrique Peña Nieto a 20 por ciento con la reforma hacendaria, aquí si perdiendo todo lo ganado en su discurso.

Lo grave es el mensaje que puede interpretarse por el ciudadano común: mezcla de falta de sensibilidad y desconocimiento, como si quienes encabezan el Gobierno Federal vivieran dentro de una burbuja. 


enrique.sada@hotmail.com