Verdad Amarga

Trump y el Pandemonio electoral

Cuando John Milton publicaba El Paraíso perdido en 1667 obra en donde narraba de manera épica la lucha entre los ángeles en el Cielo y la suerte de los ángeles caídos, arrojados lejos de la visión divina, acuñaba un término que originalmente designaba un palacio para los espíritus infernales en las entrañas del Averno: el “Pandemonio”, término inspirado sin duda en el caos y la tragedia desatados durante el Gran Incendio de Londres en 1666, bajo el reinado de Carlos II.

Desde entonces, tras la popularización de la obra, cada cuando se impone el miedo y la confusión desde el ámbito de lo político hacia afuera, afectando todo a su paso, sin distinción de clases, es cuando suele recurrirse a ello como imagen. Y por lo que respecta al ambiente generado durante las campañas electorales en busca de ocupar la Casa Blanca, el panorama que se avizora no puede inspirar menos que lo mismo.

Por parte del Partido Republicano, se encuentra nada menos que el magante Donald Trump muy por encima de sus contrincantes en las elecciones internas, quien ha logrado abrirse paso gracias al enorme despliegue de vulgaridad y visceralidad: mezcla de ignorancia crasa, prejuicio, ambición y xenofobia; sin duda los cuatro pilares o elementos que mancomunan y mueven al norteamericano promedio.

En contraparte, la Secretaria de Estado Hillary Clinton, por la facción Demócrata, se mantiene en su espectro de preferencias—pese a cargar el costo político del fracaso de la Administración de Obama—jugando con un  mensaje liberaloide y demagogo, impulsando políticas abortistas como promulsumanas y pretendiendo vender la idea de su país como hegemonía ante el mundo (de manera sutil más no muy distante de lo que pretende vender Trump a los electores en este caso).

En el caso del neoyorquino, su discurso proviene del propio resentimiento—debido a las demandas que perdiera en lo que pretendía como consorcio en Baja California—hablando de declararle la guerra a México si se niega a construir un nuevo Muro de la Ignominia en la frontera, como reveló al periodista Bob Woodward en entrevista para NBC, “una vez que rejuvenezca al sector militar”, lo cual evidencia la ignorancia del candidato respecto al potencial de las fuerzas armadas en su país.

Lo lamentable de fondo es que en una elección en la que se juega la suerte del Hemisferio, ante la falta de opciones auténticas en aquel país, el Pandemonio se prepara para el mundo: entre una halcona como Hillary—que amenazó destruir Irán(con 60 millones de habitantes) si amagaba a Israel(?)—o un megalómano ignorante como Trump.


enrique.sada@hotmail.com