Verdad Amarga

Libertad de prensa y nuevos“ejes del mal”

Mucho ha llamado la atención a nivel internacional lo que de tiempo para acá ha venido a ser popularizado por Reporteros Sin Fronteras—Organización No Gubernamental francesa—como la “lista negra”  anual de aquellos países y jefes de Estado a los que considera nada menos que como los principales “depredadores” (al menos es este el mote con el que dicha ONG utiliza) de la libertad de expresión en el Mundo, en términos de libertad de prensa.

La publicación de este listado se da de hecho a partir del 2 de Noviembre de cada año, tomando como ocasión y como pauta el hecho de que en este día se conmemora oficialmente, según la ONU, nada menos que el Día Mundial contra la Impunidad de los Crímenes contra  Periodistas.

Así pues en esta especie de Galería del Terror suelen subrayarse anualmente un número de 35 países entre cuyos “monstruos” destacan figuras como el líder norcoreano Kim Jong Un, el presidente de China Xi Jinping, el venezolano Nicolás Maduro, el sirio e inderrocable Bashar Al-Assad, el turco Recep Erdogan y, como era de esperarse, también el Premier ruso Vladimir Putin.

Según la Organización con sede en París, el crédito o desmérito para quienes figuran en esta lista negra—misma en la que aparece México como país, seguido por Rusia—depende del ejercicio de la represión ejercida según muy diversas técnicas: “Algunos torturan y asesinan a través de sus brazos armados, otros practican los arrestos masivos y los encarcelamientos arbitrarios y otros métodos más sibilinos, al abrigo de leyes antiterroristas, por ejemplo”.

Sin embargo, llama la atención como es que desde la más absoluta “corrección política” dicha organización omite que uno de los principales atentados contra el Periodismo Libre proviene de los mismos medios de comunicación que suelen enrolarse como Ejército de reserva del poder en turno, tal como se vio este 2016: en Alemania, censurando tres días consecutivos las violaciones masivas perpetradas por refugiados contra mujeres en Año Nuevo; en Francia, donde se omiten o adulteran los nombres de los musulmanes procesados por criminales y violadores; y en los Estados Unidos, donde se dedicaron a promover hasta la ignominia a la candidata perdedora de la Administración de Obama en las últimas elecciones presidenciales. 


enrique.sada@hotmail.com