La taza sin asa

No siempre la explicación más popular u obvia es la correcta. A mi mentalidad occidental invariablemente le había parecido una aberración cultural el hecho de que los orientales tomaran el té en una taza sin asa. “Muy impráctico”, pensaba, “puesdebes esperar a que enfríe la infusión para no quemarte los dedos”.
Fue hasta hace unos días cuando un amigo, cuya responsabilidad como Secretario de Desarrollo Económico de Nuevo León lo obliga a viajar por el mundo, sacó de mi error: esa es precisamente la función de dicho utensilio.
Los orientales emplean sus dedos como termómetro para impedir quemaduras en la boca y en el esófago y poder beber el té a la temperatura ideal para que cumpla con su función digestiva.
La semana pasada nuestro país recibió la visita de PennyPritzker. A mi parecer, el eventono ha sido ponderado en su justa dimensión. Y no sólo porque Forbesconsidere a la Pritzker una de las 100 mujeres más influyentes del mundo,sino porque desde mediados del 2013 se desempeña como Secretaria de Comercio de Estados Unidos.
Es la primer visita oficial al extranjero de la funcionaria. Las teorías sobre las razones son variadas. Unas apuntan a la cercanía y a lo extenso de la frontera entre ambos países. Pero si este hubiera sido el criterio, su primer destino habría sido Canadá, principal socio comercial de nuestros vecinos y cuya frontera con EUA de hecho triplica a la nuestra.
Otra versión, aparentemente obvia, es el volumen de comercio entre las dos economías: en 2013 alcanzó el nivel histórico de 506 mil millonesde dólares. Sin embargo, de ser ésta la pauta, sin duda su primera visita habría sido a China, que desde hace más de una década nos arrebató el segundo lugar como socio comercial de los estadounidenses.
Además de las consabidas ventajas logísticas y de mano de obra calificada y especializada que ofrece México comparado con China, seguramente la SecretariaPritzker y el séquito de empresarios que la acompañaron ven sin duda algo más allá. Pero… ¿qué?
Según The Boston ConsultingGrup, la mano de obra ajustada por productividad es más atractiva en México que en China en un 30%; la cantidad de tratados de libre comercio es la mayor; los clústers importantes se encuentran consolidados y las ventajas que ofrecemos en costos de energéticos serán más atractivos con la reforma.
La visita en sí es un mensaje alentador. Las razones de fondo, aunque no evidentes, lo son más. Por eso apunto que dicho evento no ha sido ponderado justamente.
En su visita a Monterrey, Pritzker declaró que en la frontera de México es necesaria más inversión pues funciona “muy por debajo de sus posibilidades”.
¿Será ésta la razón de su visita? ¿Lo será el potencial mexicano de los hidrocarburos en nuestra frontera? ¿O sólo vino a tomar té en una taza sin asa, para envidia de los orientales, con miras a la Cumbre Obama-Peña-Harper en Toluca el 19 de febrero?

emym@enriquemartinez.org.mx