La novel del Nobel

“Para hacerme poderosa solo necesito una cosa: educación”: Malala


Cuando llegó a este mundo, no hubo celebraciones comunitarias ni felicitaciones. Su familia la recibió taciturna, envuelta en unsilencio compasivo, lastimoso, resignado. No había motivo de alegría. Su gran pecado: nacer niña en un país con un alto grado de misoginiaen el que la mujer debe permanecer su vida enclaustrada.Su futuro está sellado.Servirá sólo para preparar comida y procrear.¡Nada más!Pakistán surge de manera abrupta como la primera nación musulmana en 1947. Con el propósito de solucionar las ancestrales disputas religiosas con el hinduismo, la región musulmana de India se escindió para formar el nuevo país. Durante la transición murieron casi dos millones de personas.Con el nombre a cuestas de la célebre heroína afgana, cuya intervención dio el triunfo definitivo a su ejército sobre las tropas británicas en 1880, Malala Yousafzai se abocó a luchar, desde los 13 años, por defender su derecho a la educación, coartado por los talibanes.Éstos recrudecieron su política de “cero tolerancia” a lo que consideran desviaciones a su peculiar forma de interpretar el Corán. Prohibido cultivarse. Prohibido bailar. Prohibido escuchar música. Prohibido ver películas… Por ello ha sido una constante la destrucción masiva de reproductores y televisores despojados de las familias. Con la misma suerte han corrido museos y sitios históricos milenarios.A las mujeres les está impedido estudiar. Cientos de escuelas fueron reducidas a escombros por esta creencia. Recientemente, un terrorista suicida mató a 14 niñas en un camión escolar, seguido de un atentando contra el hospital al que llevaron a las sobrevivientes.Consciente de los riesgos y con el apoyo incondicional de su padre, propietario y maestro de una escuela mixta en Pakistán, Malala comenzó a levantar la voz. Pronto sus palabras y su pluma se convertirían, gracias al efecto multiplicador de las redes sociales, en su arma más efectiva.Las balas del odio y la intolerancia, disparadas en un país donde el estado de derecho es inexistente, la lesionaron de gravedad. Su enorme fuerza de voluntad y un milagro la regresaron a la vida.Quizá su sonrisa no vuelva a ser la misma por las heridas del atentado. Pero la fortaleza, la valentía y la esperanza contenidas en su mirada seguirán cautivando corazones.Desde la aparente seguridad de las tierras inglesas nos compartió su vida en el texto titulado “Yo soy Malala”, lema anteriormente utilizado por Gordon Brown, enviado especial de la ONU, para exigir que no quede ningún niño sin escolarizar. Ardua ha sidola lucha de esta jovencita pakistaní por los derechos civiles de las mujeres. El merecidísimo reconocimiento al hacerse acreedora a sus 17 añosal Nobel de la Paz 2014nos demuestra que no peroró en el desierto.Ojalá la voz de Malala siga escuchándose, pues aún quedan 32 millones de niñas sin educación en el mundo… 


emym@enriquemartinez.org.mx