Top Ten 2013

iempre he pensado que la personalidad de un individuo es fuertemente influida por sus lecturas y sus amistades. Y “los libros son como los amigos”, decía el dramaturgo español y Nobel de Literatura Jacinto Benavente, “no siempre es el mejor el que más nos gusta”.
En gustos se rompen génerosy más en el género literario. Aun a sabiendas de esto, presento en este espacio mis 10 textos favoritos del 2013, sin esperar que todos sean del agrado general como lo fueron del mío.
Comenzaré por La Caída de los Gigantes, de Ken Follet. Así como Los Pilares de la Tierra trató de un drama en torno a la construcción de catedrales hace mil años, continuado en un entorno de construcción de puentes en su saga Un Mundo Sin Fin, en éste Follet envuelve su historia en la construcción de la Primera Guerra Mundial.
Qué Puedes Esperar Cuando Estás Esperando,de Heidi Murkoff, y Bésame Mucho, de Carlos González, libros obsequiados por queridos amigos con motivo de nuestra primeriza paternidad, me resultaron de gran utilidad para enfrentar ese maravilloso reto. El primero muy técnico y con gran valor científico; el segundo,rechaza con sólidos argumentos las teorías que sugieren tratar a los hijos en contra de los instintos paternos.
Drive, de Daniel Pink, es un magnífico estudio sobre lo que motiva a la gente, y nada tiene que ver con los tradicionales estímulos económicos. Muy recomendable para líderes empresariales y políticos.
NakedEconomics, de Charles Wheelan, muy útil para economistas e implementadores de políticas públicas, desmenuza la ciencia económica con gran pragmatismo y brinda una metodología para ver más allá de las consecuencias evidentes en la toma de decisiones.
En su libro The Price of Inequality, el laureado con el Nobel de Economía Joseph Stiglitz muestra cómo las fallas de los mercados no han sido corregidas por los sistemas políticos y económicos. Estudio de gran valor que ese autor presentó en México traído por el empresario Alfonso Romo, quien me obsequiara dicho texto.
Tuve el honor de ser el presentador de Minerva y Siete: El Antídoto, del escritor coahuilense Marcelo Juárez. Una absorbente novela en la que el autor lucha contra sus demonios y nos enseña el camino para combatir a los nuestros.
El Político, de Azorín, y Utopía, de Tomás Moro, son lecturas obligadas y recurrentes para quienes participamos en el servicio público: Un extraordinario manual sobre el comportamiento del político, el primero, y el deber ser de un sistema político, el segundo.
Ni qué decir de El Héroe Discreto, del Nobel Vargas Llosa, deliciosa prosa aderezada con una trama adictiva.
La lectura es el alimento del intelecto. Cabe recordar a José Emilio Pacheco:“Lo compré hace muchos años. Pospuse la lectura para un momento que no llegó jamás. Moriré sin haberlo leído. Y en sus páginas estaban el secreto y la clave”.
Hagamos pues un compromiso de mantener bien nutrido el intelecto este 2014.


emym@enriquemartinez.org.mx