Estrategia digital: difícil, no imposible

Las empresas de alta tecnología y alto contenido digital se han convertido en un importante motor de crecimiento de los países en los que radican.
En días pasados descubrí casualmente una herramienta diseñada en Reino Unido capaz de calcular los montos facturados cada segundo por las principales empresas de tecnología.
Es asombroso ver cómo el contador se incrementa cada segundo a razón de 6,486 dólares para Samsung, 4,540 para Apple, 3,815 para Foxconn, 3,459 para HP y 3,166 para IBM.
Microsoft, Amazon, Google, Dell, Intel, Cisco y Oracle son otras compañías pertenecientes al mismo sector, cuyos ingresos por segundo superan las 4 cifras.
Los orígenes de muchas de estas empresas se remontan a lugares propicios para su desarrollo: países con alta calidad educativa, significativa inversión en ciencia y tecnología, incentivos a los emprendedores y una estrategia tecnológica y digital definida.
México ya cuenta con una Estrategia Digital Nacional. El principal objetivo es lograr un país en el que la adopción y el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) tengan un impacto económico y social. Consta de cinco habilitadores y cinco subestrategias.
Los habilitadores son: la conectividad otorgada por el desarrollo de redes e infraestructura; la inclusión de todos en su aprovechamiento; la interoperabilidad para que el Gobierno comparta información con los ciudadanos, y un marco jurídico armonizado y de fácil acceso a la información pública.
Primero, se partirá de una transformación gubernamental de apertura, con ventanilla única y política TIC sustentable. Segundo, se promoverá la economía digital principalmente estimulando la innovación de las MIPyMES, del comercio electrónico y democratizando el gasto público (más proveedores de Gobierno).
Tercero, se incluirá el uso de las TIC en el proceso de enseñanza; se ampliará la oferta educativa a través de medios digitales; se digitalizarán documentos, y dotarán de computadoras a todos los alumnos de 5º y 6º grado.
La cuarta tiene que ver con utilización de las TIC para brindar salud universal y eficaz; un solo padrón; convergencia de los sistemas de salud; nuevos mecanismos de Telesalud; registro electrónico de pacientes, e implementación de versiones electrónicas de expedientes, cartillas de vacunación y certificados de nacimiento.
La última se refiere a aprovechar las TIC para generar herramientas de participación y seguridad ciudadana, tales como la denuncia y los programas de prevención.
En el Presupuesto de Egresos de la Federación 2014 los fondos destinados a los emprendedores y a la ciencia y tecnología muestran incrementos sustanciales: congruencia entre intenciones y hechos.
Es un reto difícil, no imposible, que debemos aceptar y enfrentar. Los resultados de esta estrategia podrán no ser inmediatos, pero se habrá sembrado una nueva y viable esperanza para nuestra niñez estudiosa, nuestra juventud emprendedora y nuestros empresarios.



emym@enriquemartinez.org.mx