La crisis del maíz y de Jalisco

A la memoria de Don Juan Aviña Batiz

 Ante la cascada de abusos de las autoridades federales, estatales y municipales del PRI, el hartazgo de la ciudadanía ha llegado a su límite y en las últimas semanas se ha manifestado de diversas formas.

Un grupo de profesores salió a las calles a protestar en rechazo a la reforma educativa; lo mismo han hecho los comerciantes contra la reforma fiscal y hace días, la comunidad universitaria movilizó a miles de estudiantes para exigir a la brevedad un transporte público digno.

 Esta ola de manifestaciones pacíficas que hacen frente a los atropellos del gobierno, reflejan que las políticas públicas en el país y en el estado van por el rumbo equivocado. Y a esta lista de gritos desesperados de la ciudadanía hay que agregarle uno más, el de los productores de maíz.

 El maíz es la esencia de nuestra producción agrícola y nuestro alimento fundamental. Hoy, ese sector atraviesa una de las peores crisis y como siempre, son los agricultores los que llevan las de perder. Su situación desesperada es fácil de entender: en 2011 la tonelada se las pagaron a 5 mil pesos, en 2012 a 4 mil, y la del año pasado apenas a 2 mil 600.

Por ello, en diciembre de 2013, agricultores bloquearon puntos de la autopista Guadalajara-México, a la altura de Ocotlán. Exigían sólo lo justo: un mejor pago por tonelada de maíz. Tras horas de negociación con el gobierno, los maiceros acordaron y firmaron un acuerdo con los secretarios de gobierno y de Desarrollo Rural, Arturo Zamora y Héctor Padilla, respectivamente, para que la tonelada se les pagara a  4,100 pesos.

Pasaron más de dos meses y la minuta firmada por los funcionarios se incumplió, por lo que los productores volvieron a exigir el cumplimiento de la palabra empeñada. Ante ello, los diputados de Movimiento Ciudadano y en particular, Salvador Zamora, vinculado a los productores del campo además de solidarizarse con sus justas demandas impulsaron y lograron que el gobierno estatal les pague 300 pesos adicionales por tonelada, más otros 200, el Ejecutivo Federal.

Pese a este nuevo acuerdo, el problema está lejos de resolverse. Todavía falta que se publiquen las reglas de operación para acceder a estos 500 pesos por tonelada, pero lo más importante: viene un nuevo temporal y no se ve por donde, las autoridades puedan rescatar a los más de cien mil productores que tiene Jalisco.